La jauría frente a las estadísticas de las migraciones en el Caribe

Acento.com.do - 29 de diciembre de 2018 - 12:02 am - Deja un comentario

Hay quienes se han atrevido a rechazar la calidad de la fuente de los datos a que hemos hecho referencia, y que están contenidos en la Encuesta Nacional de Inmigrantes en la República Dominicana 2017, y dados a conocer en junio del 2018. Uno de quienes rechazaron estos datos ha sido precisamente Fernando Caamaño, quien fuera director de la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL).

Muchos otros descerebrados no sólo han atacado los datos y las fuentes, sino que han utilizado con más saña el recurso que tanto les gusta, porque es propio de su naturaleza sabandija: Agredir, maldecir, insultar, escupir su veneno tanto como le ha sido posible.

Los datos oficiales son los que valen para los temas de políticas públicas y análisis de los programas de solución de los temas a solucionar. Resulta insólito que hayamos llegado a extremo de rechazar los datos oficiales sobre asuntos migratorios. La Oficina Nacional de Estadísticas, el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo actúan en nombre del gobierno dominicano, y han recibido apoyo de la Unión Europea y del Fondo de Población de las Naciones Unidas. ¿Si no acudimos a los datos que surgen de la ENI-2017, cuáles datos podríamos utilizar, Fernando Caamaño?

Recientemente el Centro para la Observación Migratoria y el Desarrollo Social en el Caribe (OBMICA) dio a conocer el libro con el “Estado de las Migraciones que atañen a la República Dominicana 2017”. Es un documento de 337 páginas, que para el caso dominicano analiza el fenómeno migratorio en la región del Caribe, y en particular se detiene a analizar con detalles minuciosos los datos de las migraciones dominicanas.

Pero los grupos que han querido convertir la migración haitiana en una cuestión de vida o muerte para los dominicanos no quieren mirar tampoco estos documentos. Nada les funciona ni les sirve, salvo sus prejuicios, sus atragantamientos inventando invasiones, asesinatos colectivos, envenenamiento de acueductos y otras sandeces que sólo están en su cabeza y que si alguien tiene intención de hacerlo, son precisamente ellos.

No nos llamemos a engaños. Los datos son lo que son y no hay forma de ocultarlos. Fernando Caamaño lo sabe, porque manejó estadísticas en la SILSARIL y porque sabe que el sistema de seguridad social y aseguramiento dominicano funciona y se sustenta gracias a las estadísticas y al uso que hace de ella la Tesorería de la Seguridad Social. A menos que los datos estén falsificados.

En 2017 se alcanzó la cifra de 258 millones de personas en condición de migrantes en todo el mundo. De ellos, 106 millones corresponden a Asia, 61 millones a Europa, 38 millones a América Latina y el Caribe, y 36 millones a Africa.

La región del Caribe emitió 8.2 millones de migrantes, que se fueron a otros lugares del mundo. El Caribe alberga a 1.6 millones de inmigrantes, que representan el 3.1% de su población total, estimada en 43.8 millones de personas. En 2017 Puerto Rico y Jamaica fueron los dos países de las Antillas Mayores que sobresalieron por su elevada tasa de emigración con respecto a su población: Puerto Rico con 53% y Jamaica con 38%.

La República Dominicana sigue siendo el destino que más inmigrantes recibe en términos absolutos con 424,964 migrantes que representan un 3.9% de su población. Ese es el dato, y se repite porque la fuente es confiable, porque hay una metodología utilizada en la investigación que ha sido probada, y que tiene sustento en entidades públicas son solvencia y en instituciones extranjeras que también son solventes. Los países de la región que menor cantidad de migrantes reciben son Cuba (0.11%), Haití (0.37%) y Jamaica (0.81%).

Estados Unidos acoge a 49.7 millones de migrantes, y siguen siendo uno de los principales destinos migratorios a nivel mundial, de modo que alberga casi el 20% del total de los migrantes internacionales. Más del 60% de los inmigrantes del Caribe en los Estados Unidos proviene de Cuba, Haití, República Dominicana, Jamaica, Trinidad y Tobago.

Estos son los datos, y retratan una realidad que no puede ser desdibujada por prejuicios y por odios. Las campañas de odio de los grupos nacionalistas buscan una tragedia, que profundice las diferencias entre dominicanos y haitianos, y por eso hasta se frotan las manos cuando sienten que ya suenan los tambores de guerra. Los dominicanos no debemos auspiciar injusticias ni odios, y menos contra migrantes, que son seres humanos, y que sienten y les duele, como ocurre a los dominicanos que migraron, cuando los discriminan y cometen injusticias en su contra.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.