Dia Internacional de los Migrantes, y del migrante dominicano

Foto: Estatua del Migrante. Directivos de la Fundación Corripio depositan una ofrenda floral.

Este martes se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Migrante. La República Dominicana, como sociedad abierta que ha enviado y sigue enviando migrantes a muchos países del mundo, debe celebrar este día, en procura de la dignidad y el buen trato de sus nacionales en cualquier lugar del mundo donde se encuentren.

También la República Dominicana ha sido, sigue y seguirá siendo receptora de migrantes. Españoles, norteamericanos, españoles, franceses, colombianos, turcos, egipcios, chinos, japoneses, haitianos, italianos, árabes en general y puertorriqueños, cubanos, maritiniqueños, entre muchas otras nacionalidades.

Algunos de los migrantes más prósperos, como los españoles que controlan los negocios al detalle y de supermercados, en nuestro país, han establecido una estatua de recordación y respeto a los migrantes. Ese monumento está en la avenida 27 de Febrero esquina José Ortega y Gasset. Algunas fundaciones tímidamente realizan actividades de promoción y valoración de las migraciones.

Pepín Corripio, sus hijos Manuel y José Alfredo, acompañados de Inés Aizpún, Jacinto Gimbernard, Pilar Albiac, José Alcántara Almánzar y Jorge Tena Reyes, en la estatua al inmigrante, en 2015

El pernicioso nacionalismo de alguno ha motivado la desidia o el temor y no se quiere hablar de migrantes, ni se quiere promover el respeto ni mencionar sus aportes. Por decir algo, la industria azucarera dominicana, que hizo crecer la riqueza del país y su sostenibilidad económica, se produjo y se tecnificó gracias a la influencia de los migrantes. Lo mismo ocurre con muchas otras áreas de nuestra economía. Y hoy tenemos descendientes de migrantes en la industria, el sector empresarial, en la banca, en el turismo, en la política y en la vida intelectual dominicana.

Tres políticos emblemáticos como Juan Bosch, Joaquín Balaguer y José Francisco Peña Gómez eran descendientes de migrantes. Rechazar al migrante es la peor de las acciones que podemos emprender en estos tiempos, conociendo que por el mundo, y en particular en los Estados Unidos, hay cerca de dos millones de dominicanos que han decidido vivir y trabajar en ese país y no en el suyo. Y somos receptores de más de 7 mil millones de dólares por año en remesas.

La migración debe ser dignificada. Donald Trump ha sido uno de los políticos que más agresiones ha realizado desde su discurso y sus políticas públicas contra los migrantes no europeos en los Estados Unidos. Al parece va a poner en marcha una especie de Plan Marshall para las migraciones de México y Centroamerica, con más de 30 mil millones de dólares, con la cooperación del gobierno mexicano, para instalar industrias en las fronteras de más de 3 mil kilómetros entre Estados Unidos y México.

Ojalá que funcione. El discurso agresivo y de odio contra los migrantes no debe seguir ganando adeptos. Nuestro padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, vivió más de 30 años en el exilio, y fue migrante en Venezuela y en España y muchas de las islas del Caribe. Terminó establecido en Venezuela, con toda su familia, en donde fallecieron todos y donde aún quedan algunos de sus descendientes.

La República Dominicana se ha colocado de espaldas a sus migrantes al rechazar firmar dos pactos de las Naciones Unidas para las migraciones y para los refugiados. El gobierno ha dicho que ambos pactos dañan la soberanía dominicana, pese a que esos pactos reconocen la soberanía de cada país para adoptar políticas migratorias y de refugiados. Se trata de derechos humanos elementales, que resultan necesarios para los Duarte y los Luperón que han migrado desde el país que los vio nacer y al que dedicaron los mejores esfuerzos por la independencia y la soberanía.

En el año 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 18 de diciembre el Día Internacional del Migrante. Ese mismo año, en el Informe sobre las Migraciones en el Mundo, la OIM afirmaba que más de 150 millones de migrantes internacionales habían celebrado el cambio de milenio fuera de sus países de nacimiento. Eso lo escribe este martes el director general de la OIM, Antonio Vitorino, en un artículo que publica Acento. Hoy el número de migrantes sobrepasa los 258 millones de personas, entre ellos más de dos millones de dominicanos. Pensemos en eso.

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí