Rufino Martínez: cronología, semblanza y pensamiento (1)

Juan Ventura - 7 de diciembre de 2018 - 12:07 am - Deja un comentario

Rufino Martínez, era un hijo humilde del pueblo de Puerto Plata. Adquirió una sólida formación intelectual; sus primeros años lo dedicó al magisterio en su ciudad natal de Puerto Plata, permaneciendo en las aulas durante 23 años, en donde llegó a dirigir la escuela Normal de allí.

Se estableció en la ciudad de Santo Domingo, para ejercer la labor de escritor; siendo autodidacta.

Sufrió del mal de la sordera, que lo hizo más hosco, distante y remiso al trato humano, como dice el doctor Sebastián Rodríguez Lora. (Estampas de mi pueblo, 3ra. edición, aumentada. Santo Domingo. Editora Corripio, 1992, página 262).

En Santo Domingo se desarrolló plenamente como un escritor consumado, después de haber vencidos obstáculos y zancadillas de otros escritores capitaleños.

Rufino Martínez, no se plegó a la política trujillista y se negó a ser miembro del Partido Dominicano y, así como también, de la Academia Dominicana de la Historia.

Se dedicó con ahínco al campo de la investigación histórica, convirtiéndose en uno de los mejores biógrafos de nuestro País.

Sus libros –muy  especialmente, su Diccionario histórico-biográfico dominicano. (1821—1930), se  han convertido en lectura permanente por parte de nuestros investigadores históricos.

Rufino Martínez, ocupa uno de los lugares preponderantes en las letras dominicanas, por sus aportes en el campo histórico y sociológico.

El presente trabajo pretende dar a conocer a uno de los escritores más fecundo y prolífero como biógrafo.

El Prof. Martínez se le impuso al medio y su labor de escritor está ahí.

 

Rufino Martínez: Cronología

1866. Su padre vino a Puerto Plata en 1866, siendo un infante, procedente de Nassau, Islas Bahamas, traído por su madre que emigró a nuestro país con él y dos hembras más. Fue criado y educado por el restaurador y pequeño comerciante puertoplateño José Agustín Escarramán. Recibió una educación metodista, aprendió el oficio de sastre, que fue su definitivo medio de vida y también aprendió música, tocando el instrumento Bombardino. Tuvo una pequeña pulpería en su casa.

1893, julio 30. Nace Rufino Martínez en la calle El Fuerte, barrio El Pie del Fuerte (1), próximo a La Poza del Castillo y Fortaleza San Felipe, de la ciudad de Puerto Plata, el 30 de julio de 1893, hijo de Ricardo Mackenny (recibió una educación metodista, aprendió el oficio de sastre, que fue su definitivo medio de vida, y también aprendió música, su instrumento era el bombardino) y de doña Juana Ramona Castaños Martínez (nativa de Puerto Plata. Vivió en Sánchez, luego en Matanzas. Quedó huérfana de padre y madre, todavía en la infancia. Apenas cumplidos los ocho años de edad, se encargó de criarla su tío Manuel Jorán). 

1894. Es declarado en la Oficialía del Estado Civil de Puerto Plata. Al declarar al recién nacido como hijo de la señora Juana Romana Martínez, cuando el apellido Martínez era secundario, se cometió un error material. El apellido que le correspondía era Castaños. El propio Rufino Martínez nos ha aclarado sobre el apellido Martínez: “El apellido Martínez, que en mi madre era secundario, pasó a ser el mío definitivo, sin intervenir en ello un calculado propósito. Se me bautizó como hijo de Juana Ramona Castaños, y cuando mi padre me dio el suyo ya era tarde, pues hasta poseía un primer diploma, el de Institutor, y por eso no lo usé. Andando el tiempo y venido a ser yo cultivador de la historia nacional, he creído que el Martínez era el acordado, por muchas razones, con mi preponderante vena de escritor”. (2)

1895. La pareja Mckinney—Martínez, a los casi dos años de unión libres, se separaron definitivamente y su madre se fue a vivir a Sánchez junto con su hijo Rufino Martínez.

1897. Le pide a su madre que quiere ir a vivir en Puerto Plata. Su madre se lo entrega a su padre.

1898. Inscrito en la Escuela Primaria Mixta de Puerto Plata y tuvo como maestros a los señores Luis Pecunia (3) y Armando Rodríguez Victoria (1879—1972. (4)

1906. Ingresa a la Escuela Normal De Puerto Plata, dirigida por el profesor Emilio Prud Homme (1856—1932) (5), que llegaba hasta el Segundo Teórico, graduándose de Institutor.

1907. Su padre le enseña a tocar el clarinete. 

1910, diciembre. Termina la Escuela Normal, que solamente llegaba hasta el segundo teórico; graduándose de Institutor.

Citas

1. Desapareció después de la construcción de la Avenida general Gregorio Luperón (Malecón), de Puerto Plata a principios de la década del 70, del siglo XX.

2. Rufino Martínez. Páginas de mi vida. Santo Domingo, Editora Cultural Dominicana, 1975, página 13.

3. Hijo de Luis Pecunia, fusilado por el dictador Lilís Heureaux, en 1881 y quien era su cuñado.

4. Este último, abandonó posteriormente las aulas y empuñó la pluma y se graduó de abogado, siendo juez por muchos años. Combatió la dictadura de Trujillo. Publicó tres libros: 1) Alma adentro, 2) Ratos perdidos y 3) Cómo está el país. Dejó inédito un libro sobre la Era de Trujillo, con prólogo de Freddy Prestol Castillo.

5. El profesor Emilio Prud Homme fue formado por el señor Eugenio María de Hostos, en la Escuela Normal, fundada por él. Rufino Martínez, se formó en la escuela nueva, la hostosiana.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.