El Pacto Mundial para las Migraciones o la muerte del Estado-Nación

“Al través de este pacto se institucionalizará la migración de manera permanente, como un derecho fundamental del ciudadano y derecho de gentes, con carácter Ius Cogens, es decir, sin posibilidad de ser derogado”
Damian Arias Matos - 3 de diciembre de 2018 - 12:05 am - Deja un comentario

El próximo 10 de diciembre, 70 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU, ese mismo organismo se prepara para la firma, en Marruecos, del Pacto Mundial para las Migraciones, que significará sencillamente, para los estados firmantes, unos 190, la muerte del Estado-Nación tal como lo hemos conocido hasta ahora, además de la desaparición forzosa de las marcas identitarias de nacionalidad.

El primer artículo de este pacto global, supuestamente no vinculante, pero apoyado en otros acuerdos y convenciones internacionales, dice así: “Al través de este pacto se institucionalizará la migración de manera permanente, como un derecho fundamental del ciudadano y derecho de gentes, con carácter Ius Cogens, es decir, sin posibilidad de ser derogado”.

Aspectos como los términos: “migrante legal o ilegal, a la luz del pacto, serán cambiados por migrante regular o migrante irregular. Lo que obliga a muchos países a cambiar, no sólo palabras, sino los efectos reales de la penalidad o tipificación de delito migratorio, en sus legislaciones actuales”.

El más peligroso y atentatorio contra la idea de soberanía e independencia de los países, es sin duda el artículo 3: “Equiparar, independientemente del status legal que esto signifique, la denominación de refugiado y migrante, así, migrantes económicos serian tratados como refugiados, esto significaría en la práctica que incluso migrantes ilegales no podrían ser deportados a sus respectivos países, en ese sentido, cualquier ilegal que atraviese la frontera no será criminalizado.”

Otro de los artículos concede derechos al migrante a cruzar cualquier frontera según desee y el Gobierno del país receptor está obligado a proporcionarle techo, alimentos, educación de calidad, medicinas y ropa, entre otras facilidades para ayudarlo a superar el proceso de migración legal voluntaria.

El Estado de Israel, Australia, entre otros países, se han negado a la firma del pacto, pero la ONU, que promueve el Pacto, asegura que será firmado masivamente, para borrar así, las fronteras nacionales, la soberanía, la idea de nación y todo el andamiaje que ha costado tanta sangre a los largo de la historia.

Como la vida tiende a imitar el arte, y así  consideramos al trabajo de los medios de comunicación de masas, y se ha visto este año migraciones masivas como la caravana que avanza hacia Estados Unidos, no sería pecaminoso entonces, pensar en la posibilidad a futuro cercano, de una gran caravana de nacionales haitianos decididos a atravesar masivamente nuestra frontera, apoyados en el espíritu de este pacto, lo firmemos o no.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.