La columna de Miguel Guerrero

Las puertas del porvenir

Si algo he aprendido en años de ejercicio periodístico es reconocer que la realidad sobre la que escribo no puedo hallarla siempre en los escritorios de una oficina como la mía, sino en el corazón de las comunidades que la padecen. Hace un tiempo asistí a los actos de inauguración de 25 planteles escolares construidos en las provincias más lejanas del sur, encabezados por el presidente Danilo Medina, el último de los cuales se realizó en Barahona, ciudad donde nací. El moderador dijo que yo era un invitado. Para ser honesto, me auto invité. Quería ver el significado que la inauguración de una escuela tiene para una comunidad pobre, donde hay poco que hacer y los jóvenes no alcanzan a ver futuro alguno.

Para la mayoría de los que cubren para los medios esas actividades es una simple asignación de rutina diaria. Para quienes pretenden forjar opinión pública son apenas temas para un artículo o un comentario. Pero en los ojos de muchos niños y adolescentes y sus padres pude ver en esas cuatro horas lo que es imposible percibir desde mi escritorio: el nacimiento de un mundo de esperanza.

La enorme brecha social que caracteriza nuestra sociedad se ensancha a diario a causa de la pobre calidad de la educación pública. Y a medida que el mundo se globaliza y se hace más competitivo, los mejores empleos y oportunidades serán, de hecho ya lo son, para los hijos de las familias acomodadas que pudieron y pueden enviar a sus hijos a escuelas y universidades bien acreditadas.

La “revolución educativa” que impulsa el gobierno del presidente Medina a través del programa de tanda extendida y la construcción de planteles intenta atacar esa deficiencia que reproduce el circulo vicioso de la pobreza. Al presenciar el efecto esperanzador que ese programa tiene en las comunidades, me dije que muchas veces al opinar sobre temas fundamentales ignoramos el valor que realmente tienen para la gente.

encuesta

¿Apoya usted la auditoría a equipos de JCE que usarán en las elecciones?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.