Fogaraté

Abinader: un hombre bueno

Fue siempre merecedor de respeto, porque nunca hizo daño, ni con la palabra ni con sus hechos. Fue un hombre honrado, pues nunca robó nada ajeno. Fue un funcionario eficiente y abierto al escrutinio de la gente. Fue un Senador de la República apegado de manera estricta a sus deberes. Fue un ciudadano leal a sus principios, que siempre enarboló esperanzado en la justicia social. Fue un político intransigente con aquellos que se ofrecen al mejor postor en un mercado cargado de vulgaridad. Por todo eso, José Rafael Abinader, con sus humanos errores y aciertos, merece ser recordado por lo que fue: un hombre bueno.     

encuesta

¿La reelección de Radhamés Camacho en la Cámara de Diputados empeorará las contradicciones entre danilistas y leonelistas en el PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.