El Sol Naciente

Vándalos por doquier…. (a propósito del paro)

Vandalismo, de acuerdo al significado del concepto, se refiere a una acción destructiva particularmente de la propiedad pública; vándalos eran hordas bárbaras que a su paso en la antigua territoriedad de lo que hoy es Europa, terminaron apoderándose y formando nuevos pueblos y sembrando su cultura. Entre esos vándalos o bárbaros en su condición de extraño a los territorios ocupados (de donde se derivó extranjero), se identifican los godos, visigodos, sajones, galos, iberos, celtas y así Europa fue invadida por estos primeros habitantes. Se quedaron y construyeron aldeas, culturas y finalmente ciudades y normas de convivencias. Europa fue en principio barbara, vale decir vándala, y así comenzó la historia.

Fueron los griegos que diferenciaron con su obvio talento en inteligencia sistemática los que tildaron a los pueblos extraños a su cultura, por no hablar su lengua griega o el latín, considerandolos ” bárbaros” por aquellos hablar una lengua extraña a su manera culta de comunicación. Un empresario ha usado la palabra vándalo para denostar, coincidiendo con las autoridades políticas oficiales, a los promotores del Paro por 24 horas en 14 provincias del Cibao.

Fue una protesta por el alza de los combustibles y la carencia de diálogo por parte del Gobierno con el sector transporte; la misma fue de un éxito rotundo, pues paralizo todas las actividades comerciales y de transporte público, como una real manifestación de rechazo a medidas impopulares ejecutadas por el Gobierno. Ninguna protesta social o política se hace con fines vandálicos, asumen ese calificativo los que temerosos de no poder contener sus consecuencias sociales y que las mismas se les pueda ir de las manos al Gobierno y conspire contra status quo y el control de sus vitales intereses.

El vándalismo prospera como reacción de los pueblos cuando se desconocen sus derechos indispensables, cuando se suprime la equidad social a sectores que claman por justicia para todos. Cuando esas condiciones vitales se niegan a los grupos, entonces viene la reacción violenta y más si los empujan reprimiendo con gases y tiros donde hay muertos y heridos, tal como nos presentan los videos frecuentemente ante reclamos pacíficos de la población; la policía actual tiene que modernizarse, equiparse, usar herramientas y técnicas de orden y sometimiento a violadores de la ley, pero no usarse como gendarme político, nos estamos acostumbrando a enfrentar a bombazos toda manifestación públicra aunque sea de mujeres pacíficas. Es una locura, que en vez de frenar la resistencia a males sociales, estimula a la desobediencia.

Antaño eran comunistas los protestantes, ayer terroristas y hoy vándalos; vaya a ver usted quién es más vándalo, señor empresario, si los que resentidos y anulados de toda oportunidad: las masas pobres y llena de miseria, o los que en su alto status social castigan a los trabajadores formales e informales, empleados o desempleados con míseros sueldos de menos de seis mil pesos mensuales, y que les niegan el derecho a una atención médica de calidad y sin entrega de medicamentos en el sistema de Seguridad Social.

Más aún, les regatean en el Código de Trabajo el derecho a preaviso y los tres meses de licencias a las parturientas. Así como también, son más vándalos, los que reciben las infraestructuras públicas para su administración privada y la obtención de sus beneficios, presupuestos de construcción sacados de nuestros impuestos.

Ni mencionar las exoneraciones en combustibles, maquinarias y vehículos en sector turístico, minero e industrial. El vandalismo anda por doquier, pero tiene marca mayor en el poderoso. Las dictaduras emergen y se consolidan donde ciertos empresarios abusan de su egoísmo y dan las espaldas a los problemas sociales de la gente y se despachan con discursos que parecen más políticos, que de gente inversionista.

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí