Las 5 "D"

Reforma constitucional, ¿con llave maestra o ganzúa?

En no pocas ocasiones nuestra Constitución se ha visto sometida a reformas que han tenido gran incidencia en la vida democrática de la República Dominicana, incidencia que ha representado más retroceso que avance, con todo y que nuestra democracia cuente en la actualidad con cierta institucionalidad y que se haya incluido en tales reformas, procesos más inclusivos para los ciudadanos. 

No toda reforma constitucional necesariamente será perjudicial, pero el retroceso al que nos referimos, lo podemos observar de manera principal, en el trauma que han significado los objetivos primordiales de los últimos procesos de modificaciones, donde destaca la reelección presidencial. En tales procesos se ha puesto de manifiesto el fenómeno del presidencialismo existente, tanto en nuestro país, como en la mayor parte de Latinoamérica. Es decir, que la tendencia que ha marcado el comportamiento de las reformas constitucionales con tal propósito, ha sido la de su permisividad así como el desenlace exitoso de las mismas.

Los estudios existentes sobre las reformas de las constituciones han dado como resultado que las de América Latina, han sido mucho más flexibles para operar tales reformas, por lo que estas, han sido recurrentes en esta región en comparación con otras regiones del mundo. Entonces no es extraño el hecho de que solamente Costa Rica mantenga su constitución intacta desde 1949.

Estas reformas se han caracterizado por el protagonismo claro y sustancial del presidente de la república que persigue su permanencia en el poder, cuya participación representa la utilización de los recursos de todo tipo con que cuenta un Gobierno, de manera que, con pocas excepciones, el éxito en tal empresa, lo tienen asegurado, constituyendo pues, una “llave maestra”  (si se hace dándole asidero político legal), pues usando métodos no del todo diáfanos, se trataría de una “ganzúa”. Otra particularidad de tales reformas es el hecho de que éstas se relacionan intrínsecamente con los intereses del gobernante que las fomenta. 

Según un trabajo del Programa para Estudios del Desarrollo Dominicano  de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), denominado Coloquio Constitucional, se ha establecido que entre 184O y 2O15, unos 56 presidentes fueron más allá del período gubernamental para el que fueron juramentados, valiéndose de reformas constitucionales para lograrlo. Lo más preocupante para nosotros, lo constituye lo que agrega el estudio: “En esa categoría, la República Dominicana ostenta el liderazgo mundial. Once de los 56 presidentes que maniobran para sobrepasar el tiempo establecido por la Constitución  por la que juró inicialmente, son dominicanos”.

Como referente histórico que nos da una idea de lo que es un verdadero espíritu democrático, podemos referirnos a aquel importante hecho que narran los anales de la historia republicana de los Estados Unidos en que su primer presidente George Washington, se negara a presentarse a una segunda reelección, no obstante la popularidad sin rival que ostentaba y las demandas de sus prosélitos para que continuara en el poder. Esto inició una sana tradición democrática que permaneció por un siglo y medio; roto solamente una vez en toda la historia republicana de los Estados Unidos por Franklin Delano Roosevelt; lo que provocó que, para siempre, se le cerrara las puertas de manera definitiva a la reelección múltiple mediante la enmienda constitucional NO. 22 en 1951.

Aquí se puede advertir que el sólo hecho de que la Constitución autorice la reelección presidencial no viola los principios de alternabilidad en el poder, pues esto sucede más bien, cuando tal autorización se produce mediante una reforma constitucional liderada y promovida por el presidente de turno para beneficiarse a sí mismo y mantenerse en el poder. 

Viene al caso el hecho de que, en la República Dominicana, el presidente Danilo Medina ha anunciado públicamente que hablará sobre el tema de su reelección en marzo del año próximo; no obstante, tanto el propio presidente como toda la opinión pública tienen conocimiento de que el mismo tiene impedimento constitucional para reelegirse. A nuestro entender, se trata de una jugada política que hace el mandatario, de manera que mantiene a todos con las expectativas puestas sobre él, logrando que sus correligionarios continúen  a su lado, poniéndose “donde el capitán los vea”. Esto trae la impresión de que al presidente, el escollo constitucional no le preocupa ni lo pondera, teniendo en cuenta que él mismo promovió y promulgó la Carta Sustantiva, lo que se logró por medio de un acuerdo político que determinó además un mandato transitorio que impide que el mandatario actual pueda postularse. a nuestro entender, tal reforma abrió las puertas de la reelección con la llave maestra de la política. 

Entendemos que los supuestos aprestos de una reforma constitucional, para abrir la puerta a la reelección en el próximo torneo electoral del 2O2O, son una bomba de humo y que tales intenciones no existen en la realidad; pues en el remoto caso de intentarse habría de utilizarse una ganzúa.

encuesta

¿Cree correcto que los políticos que tienen procesos pendientes en la Justcia sean inscritos como candidatos?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.