Arquitectura y energía

Algunas pinceladas sobre urbanismo y sostenibilidad

Tomado del libro “101 Reglas básicas para edificios y ciudades sostenibles” y haciendo una pausa en nuestra serie iniciada “Contaminación urbana” (pausa que además puede servir de contexto al tema de la no contaminación urbana), podemos hacer una serie de recomendaciones sobre urbanismo bioclimática, siguiendo la ruta trazada por el autor del referido libro, Huw Heywood. 

Lo primero que plantea el profesor Heywood es la obviedad, si cabe el término, de que cuando se proyecta una ciudad tenemos que tomar en cuenta, como punto de partida,  a las condicionantes climáticas del lugar. Incluso dejando que las mismas sean las que “proyecten” el emplazamiento. Citamos a Heywood: 

“La naturaleza constituye el punto de partida: dejar que el lugar, el clima y las fuerzas de la naturaleza ejerzan una influencia en el modo de reutilización de la ciudad”

No son ni uno, ni dos los tratados de urbanismo bioclimático que nos animan a proyectar con la naturaleza, tal como diría Ian McHarg, y tampoco es la primera vez que tratamos el tema por este medio. 

Un ejemplo muy fácil para utilizar como justificación a esto que planteamos, es el del régimen de vientos. Tiene mucho más sentido que las vías de circulación peatonal (paseos, plazas, etc.) tengan un diseño que permita una buena ventilación de esos espacios exteriores en verano, sin producir túneles de viento desagradables, y que contando con la vegetación de hoja caduca, florecida en invierno, se puedan proteger estos paseos,  de los vientos indeseados en tiempos de frio estacional. 

Continuando con las recomendaciones del profesor Heywood para la planificación de las ciudades, hablamos de ciudades compactas con huella ecológica compacta. ¿Y qué quiere decir esto?

Para contestar a esta pregunta, sería más interesante plantearnos qué no quiere decir esto…(¿?); y esto lo hacemos con un ejemplo. Sería una persona que sale hacia su trabajo, desde Santo Domingo Este, viviendo en la urbanización Los Trinitarios de la Avda. Charles de Gaulle, y que debe tomar su vehículo para transitar unos 15 km., atravesando la ciudad, suponiendo que trabaje en el polígono central del Distrito Nacional.  

Este ciudadano del Gran Santo Domingo, no disfruta de una ciudad compacta, y su huella ecológica se ve muy comprometida por el largo recorrido que debe hacer todos los días para ir a su lugar de trabajo. Lo ideal sería que pudiera trabajar, ir al cine, al supermercado, etc. , sin tener que realizar recorridos de más de dos o tres kilómetros, y que algunos de estos recorridos los pudiera hacer incluso caminando. Para esto último haría falta una seguridad ciudadana efectiva. 

Citamos a Heywood sobre lo anterior escrito: 

“Pensar en términos de alta densidad/bajo impacto: el objetico es una ciudad compacta, en un entorno medioambiental con una huella ecológica compacta”

Los temas con sus soluciones teóricas nos salen a raudales, pero trasponer todas estas buenas prácticas a una ciudad viva y desordenada, como la nuestra, tiene su plus de complicación. 

Continuaremos con este mismo tema –  y el anterior – en las próximas semanas. 

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí