Atalaya del escrutinio

«Él No, Él Nunca»

La campaña electoral se acerca a su fin, pues el próximo domingo se celebrará la primera vuelta de las elecciones generales cuatrienales en Brasil. El vaticinio de los probables resultados del sufragio presidencial indica que casi seguro habrá segunda vuelta (balotaje) tres semanas después, el 28 de octubre, porque se anticipa que ningún candidato sobrepasará el 30 por ciento de los votos.

Desde que Lula salió forzosamente de las encuestas,al haber sido eliminada su candidatura presidencial a consecuencia de su condena judicial por corrupción y lavado de activos en segunda instancia, el diputado durante 27 años y actual candidato presidencial por el Partido Social Liberal (el noveno partido político al que se afilia en su carrera), Jair Bolsonaro, ha liderado las intenciones de voto con un cómodo margen. Pero el ex paracaidista militar, homofóbico, racista y misógino  tiene una fuerte tasa de rechazo que oscila entre 45 y 50 por ciento del electorado, la más alta de todos los candidatos. Esta tasa de rechazo es incluso unos 15 puntos más alta que el repudio expresado por los votantes contra Fernando Haddad, el candidato de Lula y su Partido de los Trabajadores, que es la segunda más alta. Pero los dos candidatos más populares alcanzan juntos una tasa de rechazo de aproximadamente 75% de los votantes, y tienen solo un 50% de la intención de voto. Sin duda esta es una situación incómoda y peligrosa, pues la votación será más en contra que a favor de un candidato. Además, tenemos que tomar en cuenta la alta intensidad del repudio, pues precisamente ya ha provocado un serio atentado contra la vida de Bolsonaro mientras hacía campaña, incidente que le ha mantenido hospitalizado durante semanas.

El rechazo a Bolsonaro es particularmente fuerte entre las mujeres que componen el 52.3% de la ciudadanía con derecho de sufragio.  En las últimas semanas se articuló un grupo en Facebook,»Mujeres unidas contra Bolsonaro»,  para combatir  «el machismo, la misoginia y los prejuicios», y rápidamente se sumaron más de tres millones de integrantes (a razón de un millón por semana).La meta de las mujeres es bloquear con el voto el ascenso de Jair Bolsonaro a la presidencia,  sin apoyar una candidatura específica, unidas solo por la consigna de,»Él No, Él Nunca«.

Las brasileñas se han unido “porque un candidato a la presidencia del país, con un discurso fundado en el odio, la intolerancia, el autoritarismo y el atraso, amenaza nuestras conquistas y nuestra ya difícil existencia”.En esta etapa crucial de la campaña electoral las mujeres en contra de Bolsonaro han decidido ir más allá de su activismo virtual en las redes, convocando a una protesta celebrada simultáneamente unos ocho días antes de las elecciones en todas las capitales estaduales de Brasil y otras 24 ciudades en catorce países con importantes núcleos de población brasileña, con la participación de todos los ciudadanos que ven en Bolsonaro a un enemigo de la democracia y los derechos humanos, sin importar género ni afiliación política.

En Estados Unidos las mujeres protestaron en Washington y decenas de otras ciudades cuando ya era muy tarde, pues Trump recién se había alzado con la presidencia y el control de ambas cámaras del Congreso. Todos sabemos las consecuencias de haber reaccionado muy tarde a la amenaza que representa Trump y tener que luchar continuamente  desde abajo para contener sus desmanes hormonales.  Y eso es en una nación con sólida tradición de respeto a la ley y fuertes instituciones democráticas.

Tomando en cuenta la reciente experiencia en Estados Unidos,en un extenso artículo invitando a la marcha del sábado pasado, Elaine Brum afirma que, “El movimiento de las Mujeres Unidas Contra Bolsonaro es el acontecimiento más importante de estas elecciones”, y la suya es una opinión que comparten muchos otros destacados analistas del acontecer político brasileño. El periodista español residente en Brasil, Juan Arias, contempla con esperanza el fenómeno de la movilización femenina para preservar la democracia en un artículo de hace dos semanas para El País, concluyendo que: “Y en Brasil, podrán ser las mujeres quienes devolverán la ilusión a esta sociedad amargada e irritada.” Todas las esperanzas por el porvenir democrático de Brasil se centran precisamente en las mujeres despreciadas e irrespetadas por el candidato del odio, Jair Bolsonaro, quien ha afirmado públicamente que no merecen el mismo salario de los hombres y ha declarado en televisión nacional que una colega diputada no merecía ser violada por él.  Entre los torpedos de su discurso misógino, Bolsonaro ha espetado: “Tengo cinco hijos. Cuatro varones y en la última ya tuve un momento de debilidad y salió niña”. Su guerra a las mujeres ya le ha costado en las encuestas, pues las más recientes indican que empataría o perdería en segunda vuelta contra todos los demás candidatos. No obstante, las mujeres brasileñas no se duermen en sus laureles ni desmedran en trabajar por la contundente derrota de Bolsonaro, dando cátedra al mundo sobre cómo participar proactivamente en favor de la institucionalidad democrática. Con su desesperada proclamación de que, «No voy a aceptar ningún otro resultado que no sea mi elección», Bolsonaro ha sellado la voluntad de la mayoría de los ciudadanos de preservar la democracia y el respeto a la ley por encima de cualquier otra consideración.

En el mes de octubre conoceremos el resultado de esta titánica batalla que se libra en Brasil; mientras tanto esperamos que impere la sensatez y la ecuanimidad al momento de ejercer el derecho al voto, para cerrar democráticamente las puertas a este pobre diablo de la desesperanza y la violencia con un heroico,«Él No, Él Nunca». 

https://elpais.com/internacional/2018/09/15/america/1537028560_501985.htmlJuan Arias“El voto de las mujeres desafía a la ultraderecha brasileña”

https://elpais.com/internacional/2018/09/26/america/1537972221_084875.htmlElaine Brum “Las mujeres contra la opresión”

 

encuesta

¿Cree usted que el mensaje de Margarita Cedeño conducirá a la unidad de Danilo Medina y Leonel Fernández?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.