La columna de Miguel Guerrero

Salcochamos leyes, no así el sancocho

Decepcionado por la forma en la que se practica la política, un amigo de antaño me preguntó cuál es la expresión correcta si “salcocho”o “sancocho”, para el exquisito y humeante milagro de la gastronomía criolla, que todos apreciamos y que de manera inexplicable apuramos  bien humeante en los calurosos mediodía de nuestros cálidos veranos, con la servilleta en la mano izquierda para secarnos el sudor.

Como no soy lingüista, casi me rompo la sesera para calmar tan persistente emplazamiento. Confieso pues que me ha puesto entre la espada y la pared, y en el dilema de dedicarme a descifrar, sin tiempo para la tarea, un enigma que en lo adelante le quitará todo encanto al placer de saborear tan demandada y sofocante propuesta culinaria. Lo primero fue olvidarme del diccionario. Y tratar de satisfacer el reclamo en base a la experiencia, que en mi caso no es muy vasta, por la escasa oportunidad que se me brinda de auscultar a fondo sus placeres.

Se me ocurrió pensar que si bien en el país solemos salcochar los asuntos más importantes, y no hay necesidad de haber estado en el gobierno para saberlo, a nadie en su sano juicio le pasaría por la mente la idea de salcochar tan rico exponente de la cocina criolla, como se ha hecho con el tema de corrupción.  La costumbre hace ley, nos recuerda un viejo dicho popular, y nada extraño nos parece la irrefrenable tendencia nacional a salcocharlo todo, desde las leyes y códigos hasta las reformas constitucionales, especialmente cuando se presenta la oportunidad de dejarlo todo como estaba antes, porque a fin de cuentas así es que ha dado resultados.

El caso es que tratándose de un sancocho la cosa es muy distinta. Está bien que salcochemos el plátano,  prefiero verlo convertido en fritos, pero de ahí a hacer lo mismo con un sancocho, me parece un crimen gastronómico que yo, en mi casa, denlo por seguro, no perdonaría.

encuesta

¿Considera usted que Leonel Fernández hizo lo correcto al renunciar del PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.