Al amanecer

Nicaragua, Venezuela y el silencio del Papa

El pasado 23 de julio un grupo de veinte expresidentes criticaron “el silencio y la celosa prudencia”  del Vaticano ante las atrocidades cometidas por los gobiernos dictatoriales en Nicaragua y Venezuela.

Los exmandatarios suscribieron un documento agrupados en la Iniciativa Democrática de España y las Américas, IDEA. En el mismo, el expresidente español, José María Aznar, denunció “las violaciones graves, sistemáticas y generalizadas de derechos humanos que sufren los pueblos de Nicaragua y de Venezuela.”

Los firmantes dieron su respaldo absoluto a la OEA, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Parlamento Europeo, el Grupo de Lima y las Conferencias Episcopales de Venezuela y de Nicaragua denunciando y condenando lo que a su juicio constituyen “crímenes de trascendencia internacional.”

Entre los signatarios de la declaración se encuentran Enrique Bolaños, Oscar Arias, Rafael Ángel Calderón, José María Figueras y Miguel Ángel Rodríguez. Además, Nicolás Ardito Barletta, Mireya Moscoso, Belisario Betancour, Andrés Pastrana, Alfredo Cristiani, y Vicente Fox. 

El silencio del papa Francisco podría tener varias explicaciones a la luz de la gestión mediadora con los regímenes represivos de Caracas y de Managua para que cesen las acciones violentas al derecho a la protesta y a la libre expresión de quienes disienten del estado de cosas y reclaman con justas razones el respeto a la dignidad humana y a los derechos fundamentales.

La propuesta de los veinte expresidentes debe ser tomada en cuenta, ahora que Caracas y Managua están en modo de control de daños y desvío de atención a sus respectivas crisis internas, lejos de toda credibilidad. Éstas se agudizan con el transcurso de los días

Y es que, quienes una vez buscaron el amparo de la Iglesia para salvarlos de la represión de gobiernos de derecha, hoy apelan a los mismos métodos deleznables que una vez criticaron, convirtiendo en víctimas a muchos aliados y simpatizantes del pasado, en particular el clero, los empresarios y la juventud,

Los gobiernos de Nicaragua y de Venezuela no son iguales. Sus economías y políticas son muy particulares, pese a la familiaridad ideológica que los identifica. El primero tiene petróleo y el segundo depende de préstamos y remesas. Los esfuerzos de mediación de la Santa Sede en ambos países la han situado en la posición de víctima y en ocasiones “de ataques de grupos paramilitares que siembran el terror y la violencia,” en lo interno.

En lo externo, varios países han apoyado en la ONU el proyecto de reforma electoral en la OEA para superar y resolver la crisis en Nicaragua., mientras los organismos financieros internacionales como el FMI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo reconsideran la posibilidad de restringir su cartera de créditos a Managua dado el grado de inestabilidad y zozobra que ha desatado el régimen del caudillo Daniel Ortega. Ello significa más sufrimientos para los descamisados.

¿Cuáles posibles salidas propone el grupo de IDEA en Nicaragua? Primero, aceptar un calendario que resuelva por la vía democrática la situación y contribuya a la paz, para dar fin a la violencia oficial y de grupos paramilitares que han dejado un saldo de más de 350 muertos en las protestas contra el régimen del orteguismo. Y segundo, establecer un canal humanitario internacional que salve de su tragedia al pueblo venezolano.

La propuesta de IDEA, que tiene el apoyo del expresidente socialista español Felipe González, el expresidente chileno Ricardo Lagos y el uruguayo José María Sanguinetti, incluye diseñar programas y actividades que favorezcan y fortalezcan la democracia en países del hemisferio.

En virtud de la torpeza y tozudez de los caudillos de ambos regímenes radicales, la declaración de IDEA subraya que “ningún gobierno puede invocar la soberanía y la No intervención para violar los derechos humanos e impedir su protección internacional, porque esos derechos son límites al poder del Estado.”

La propuesta de los veinte expresidentes debe ser tomada en cuenta, ahora que Caracas y Managua están en modo de control de daños y desvío de atención a sus respectivas crisis internas, lejos de toda credibilidad. Éstas se agudizan con el transcurso de los días.

Lo que no se explica con claridad es el silencio escandaloso de Francisco frente a los desmanes de algunos de sus hijos putativos, engendrados por la quinta columna de la Iglesia, los Jesuitas, y desviados de su misión original: redimir a los pobres y desamparados de la maldad y de la opresión.

encuesta

¿Se dividirá el PRM ante propuesta de reforma constitucional para la reelección de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.