Arquitectura y energía

Concursos II

Siguiendo con el tema de los concursos, aún sea de manera sucinta,  queremos traer desde el recuerdo algunos proyectos emblemáticos que se han realizado gracias a esta “herramienta de igualación del talento”;  y cuando decimos esto de herramienta de igualación, lo hacemos con la plena conciencia de que muchos de los que hoy se han consagrado como referentes del ejercicio profesional, tuvieron su primera oportunidad al ganar un premio (primero, segundo o tercero) en alguna convocatoria pública o restringida de concurso.

Aprovechamos la reseña realizada por el Profesor de la Universidad de Chile, Humberto Eliash, como referencias y/o ejemplos de lo que mencionamos en el párrafo anterior. Edificios tan representativos, de nuestra cultura contemporánea,  como la Opera de Sydney, el Centro Pompidou, el Arco de la Defensa de París, el Museo Guggenheim de Bilbao, el Auditórium Walt Disney en Los Ángeles, etc.son fruto de competiciones de proyectos. Y es que mencionar estos ejemplos es mencionar, en el mismo orden de los edificios,  a sus autores: Jørn Utzon,  Renzo Piano y Richard Rogers, Otto von Spreckelsen o Frank Owen Gehry.Lo mismo pasa si mencionamos el proyecto de ampliación del Museo del Prado de Madrid (Rafael Moneo) y la próxima nueva ampliación (Norman Foster), pensamos en el proyecto y también pensamos en sus autores y nos embargan unos sentimientos de admiración e inspiración que nos motivan. 

La utopía 

El maestro de letras mágicas, Mario Benedetti, nos decía: “Cómo voy a creer / dijo el fulano que el mundo se quedó sin utopías”; pues de utopías se alimenta el alma de un arquitecto, por lo menos de uno que nunca deja de soñar; ese gran humanista, que por su versión divertida de la vida podría pensarse de él, que ha dejado a su niño interior libre para crear.

Cada vez que le comentamos a algún conocido, incluso a algún arquitecto, sobre nuestras ganas de concursar (para ganar, claro, pero también para vivir la libertad de la arquitectura), nos coloca del lado de la utopía y alejado de las habichuelas, que dirían los españoles, o lo que es lo mismo,  alejado de la realidad de tener que facturar trabajos reales para poder ganarnos la vida.

Cuanta verdad tiene esa gente, pero también hay verdad en las palabras atribuidas a Jean Cocea, el poeta francés de finales del XIX, cuando decía: “Lo consiguieron porque no sabían que era imposible”. 

Si algún arquitecto nos honra con leernos, le diríamos que no deje de buscar las habichuelas, de buscar los medios para ganarse la vida haciendo proyectos modestos, medianos a grandes; aquellos que se consiguen a pulso, en la calle y con el cuchillo en la boca, haciendo desde la labor comercial de venderse, hasta las propias del oficio; pero que no pare de soñar y jugar un poco a la lotería de los concursos, dado que su talento puede ser su billete ganador.

Dejamos aquí dos enlaces institucionales – hay muchos más que estos dos- para que el que esté interesado les eche un vistazo y vea un poco del mundillo de los concursos, ya sean de proyectos o de ideas,de obra y/o construcción, abiertos o restringidos, nacionales o internacionales, públicos o privados, etc. 

http://www.coam.org/es/servicios/concursos/concursos-ocam

https://web.archive.org/web/20120305140118/http://www.architecture.com/UseAnArchitect/FindAnArchitect/Competitions/Competitions.aspx

 

encuesta

¿Se dividirá el PRM ante propuesta de reforma constitucional para la reelección de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.