Fogaraté

El puerco y su rabo

Rebuscando entre papeles lógicamente viejos, encontré una crónica, quizá producto de una aventura de extrema audacia imaginativa de Jorge Luis Borges: «Nadie podía suponer en aquel secreto-isla que el equilibrio de todos los factores sería puesto en peligro por un gesto aparentemente banal, sospechosamente intrascendente, que fue cuando un puerco cualquiera dio la señal primera y todos sus congéneres lo imitaron: el puerco torció el rabo. Y entonces todos los puercos torcieron el rabo…» (Desde entonces, ese país devino en algo cómico, ya que nada sale bien, pues siempre un puerco tuerce el rabo).

encuesta

¿Ha leído usted la ordenanza del Ministerio de Educación para la equidad de género?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.