El Sol Naciente

Réquiem por Leo Javier (profesor y músico)

En el umbral de una graduación universitaria, como sucedía dos o tres veces por año, aparecía Leo Javier con su fanfarria sonante en vanguardia previo a la instalación del protocolo oficial de las autoridades con fines de entregar los títulos a los graduandos; personaje que este 14 de Junio, se nos fue repentinamente por un infarto fulminante al corazón que no soporto su pecho erguido de tanta brega y trabajo con amor a su Universidad Pública y sus muchachos.

Veíase caminar en dirección a la Plaza Caamaño, lugar de las graduaciones multitudinarias con sus jóvenes músicos con instrumentos en altos a desafiar el calor, los acordes y el bullicio alegre de familiares y estudiantes que decían adiós a los Grados.

Leovigildo Javier, de estatura baja, moreno, un tanto desaliñado como ironía a la vanidad y a la grandilocuencia, perteneciente a una época histórica que va desapareciendo en el tiempo por sus añejos días con pantalones anchos, de andar melodioso y pausado como buen músico, no lo conocía la gran prensa y quizás el gran público.

Sin embargo, la familia universitaria se volcó con su Consejo Universitario a la Funeraria y le dijo el último adiós, como a cualquier supuesto ilustre o millonario que se va al otro mundo.  Un hijo de San Cristóbal, que residió  por años en la Capital, permanentemente entregado a su oficio y faena; con porte de campesino, de sabiduría que sorprendía a quien se le acercaba a conversar, y de inmediato la emprendía con interrogantes que nos paralizaba.

En Leo se retrata la juventud humilde y de ambiente rural que vienen a estudiar con sacrificio de la escasa economía familiar como un modelo a seguir en búsqueda de un destino mejor y de superación que ampara la Uasd con sus virtudes y defectos; aunque los poderosos de algunas Universidades Privadas, que no se sabe donde van a parar sus ganancias ni rinden cuentas al Estado, tiren todos los dardos venenosos en contra la Universidad Pública cuando se producen hechos de protestas no correctamente manejadas o con disturbios inadecuados.

Lo conocí en los años 60 finales cuando la lucha del Medio Millón por un mayor presupuesto ( lucha por el Medio Millón presupuestario), militando en el FUSD, con criterio siempre sopesado y de preguntas críticas en sus labios, buscando la » quinta pata al gato» con modestia y respeto a los demás.

Su talento oculto por su discreción y al parecer introvertido, que no lo era para sus amigos y relacionados, se desbordaba cuando él así lo entendía con fluidez y diversidad de temas, como el que más. Leovigildo Javier era poseedor de varias Maestrías entre las se cuentan Metodología de la Investigación, Historia de los Pueblos del Caribe, Ingeniería Química y Estudios de Música y profesor de la misma, en las respectivas Facultades de Humanidades y  Artes. Acompañado de la función que le apasionaba con fervor inusitado: su Banda de Música en la Uasd, amén de profesor de Bellas Artes. Un talento polifacético se nos va a la vida eterna, unido su perfil a una sencillez insólita y sobrecogedora. En paz descanse , amigo.

encuesta

¿Cree usted que tras decisión de Danilo de no buscar reelección el PLD se reunificará?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.