La campaña electoral a destiempo desafía a la Junta Central Electoral

José Ceballos - 13 de junio de 2018 - 12:08 am - Deja un comentario

El inicio de la campaña política electoral es un hecho, arrancó  con aproximadamente dos (02) años de anticipación a la apertura del proceso electoral 2020 y de ella participan, por ahora, representantes de tendencias partidarias y de manera integrar uno que otros Partidos Políticos.

Todo luce indicar que este derrame de precandidaturas continuará su agitado curso, crecerán como la verdolaga sin importarles a los aspirantes  si habrá primarias o no, si estas serán cerradas o abiertas, o si se logrará alguna solución de consenso amparada en los contenidos la carta del Presidente de la República a los congresistas.

A los precandidatos(as) existente y a los por venir,  parece no importarle lo anterior y mucho menos las discusiones o diálogos empantanados  que se registran actualmente en la cámara de Diputados y en su afán, ignoran la existencia de la Ley 275-97, aún vigente.

Todas estas campañas  adelantadas, la mayoría a la presidencia de la república, son ilegales, están fuera del período electoral, tal y como lo estipula el artículo 88 de la  Ley 275-97 que indica que dicho período inicia el día en que la Junta Central Electoral  proclama su apertura y concluye el día en que sean proclamados los candidatos(as) elegidos.

El artículo 87 de la mencionada ley asigna la emisión de la proclama a la Junta Central Electoral y a nadie más, quien deberá publicarla a más tardar noventa (90) días antes de La fecha en que deban celebrarse las elecciones y su respectivo proselitismo publicitario.

En esta ilegalidad se encuentran, por el momento, precandidatos(as) cercanos a la corriente que encabeza el Presidente de la República Danilo Medina al interior  del PLD, igual sucede con la tendencia que dirige el expresidente Leonel Fernández quien ya se encuentra en las calles en puro proselitismo. Otros Partidos como el  Demócrata Institucional (PDI)  y el Partido Nacionalista Dominicano. (No sabemos si este último tiene registro legal), siguen los mismos pasos.

Entre los aspirantes a la Presidencia de la República por el Partido de la Liberación Dominicana se encuentran dos miembros del Comité Político y 7 del Comité Central. Destacan el expresidente de la República y Presidente del PLD Dr. Leonel Fernández Reyna, Reinaldo Pared Pérez miembro del Comité Político, Secretario General del partido y presidente del Senado, Carlos Amarante Baret, Francisco Domínguez Brito, la Diputada Lucía Medina Sánchez, el Pastor Carlos Peña Saldívar y Manuel Crespo perteneciente al Comité Central de esa organización.

De igual manera por el PDI Y el PND se encuentran en plena campaña electoral los señores Ranfis Domínguez Trujillo  y Porfirio López Nieto. Este Vendaval no se detendrá, así lo garantiza el anuncio del Expresidente de la República Hipólito Mejía  quien ha comunicado que en un mes  saldrá como un toro a buscar en las calles la candidatura presidencial del PRM.

Partidos y precandidatos(as)  promueven sus aspiraciones y ambiciones sin que exista la proclama de la Junta Central Electoral y sin que partido alguno tenga organizada la preselección interna de sus candidatos(as). 

Además del marco de ilegalidad en que se desarrollan estas campañas electorales adelantadas a la Junta y los partidos las mismas podrían arrojar situaciones como la de profundizar los niveles de separación o división  existente al interior  del liderazgo de los dos partidos mayoritarios del país.

De igual manera estas desesperadas jornadas proselitistas podrían llevarse entre las patas de los caballos la capacidad de los partidos para organizar sus convenciones y/o primarias internas. Si no se han podido poner de acuerdo en el congreso menos  podrán hacerlo en medio de la división y la  confrontación directa.

Ante la falta de árbitros con credibilidad, la violencia puede hacer asomo, ya que podría generarse  un todo contra todos en representación de interese particulares de carácter económico y políticos.

Con la presencia de cientos de miles de precandidatos(as) haciendo todo tipo de campaña las ciudades serían inmisericordemente agredidas, el medio ambiente deteriorado y la calidad de vida negativamente afectada.

Finalmente si no les ponemos control al tsunami que se viene engendrando la credibilidad institucional de la Junta Central electoral resultaría  penosamente degradada ya que con su comportamiento la clase política dominicana no hace más que desafiar  abiertamente la autoridad del organismo, creando ellos su propia ruta electoral.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.