El Sol Naciente

Tomás Borge reniega de Daniel Ortega

El hálito de la musa del insigne poeta nicaragüense Rubén Dario, excelso letrado del movimiento modernista en nuestra América, único que nació con fuerza e intensidad en este Nuevo Mundo con la originalidad de los más connotados estilos de la pluma universal; su poesía calo con inusitado fervor y pasión en el pueblo letrado de Nicaragua y América Latina, que sembró semillas en el legendario guerrillero Tomás Borge que lo refería como a un vate divino que le confirió el suculento plato de la inspiración poética. Había que oírlo recitando versos de Rubén, entusiasmado en lo hondo de su alma, se transformaba en la otra faceta de su ser sentimental, amoroso, no hombre de armas a tomar para hacer su patria libre y soberana . Armas que jamás tomaría contra su amado pueblo, por el que sufrió los crueles » apretones metálicos íntimos»  de sus verdugos en las mazmorras.
Borge en su su recital escrito «La Ceremonia Esperada», que me dedicara en su paso por Dominicana para conmemorar los diez años de la muerte de Peña Gómez  con su presencia en los eventos y en compañía de su esposa artista Marcela Pérez Silva, que acompañara en Casa de Campo durante dos días por instrucciones de doña Peggy Cabral; nos advierte de un legendario guerrillero  amoroso, no sólo de su pueblo, sino del amor. En estos versos se retrata:
Cuando regrese
amor
nos sentaremos a la orilla
de aquel gato
En nuestros labios
ansiosos
las contradicciones
serán como uvas
Sólo nos atacaran
las hojas de los pinos
las ventanas
de los rascacielos…… ( Promesa, Bogotá, 1970).
Borge, compadre del líder José Francisco Peña Gómez, y a quien reconocía como el más grande orador de las Américas y de noble personaje desprendido de la política mundial, le hizo nombrar una calle y un busto en ciudad de Managua. Esa hermandad viene heredada de la lucha histórica que nicaragüenses y dominicanos entablaron para derribar dictaduras, esparcidas por América Latina en aquellos años de tiranías apadrinadas por los Estados Unidos de Norteamérica en años de ignorancia política de estos pueblos; representados con el coraje antiimperialista nicaragüense de César Augusto Sandino, ( General de Hombres Libres) y el dominicano Gregorio Urbano Gilbert, uno de sus lugartenientes en la lucha patria guerrillera. Lucha que en segunda etapa continuó Tomás Borge, César Amador Fonseca y el Frente Sandinista de Liberación Nacional con Daniel Ortega. Es mismo hombre hoy presidente de Nicaragua que intenta apagar con fuego la protesta del pueblo, sometido a los crueles rigores del autoritarismo policiaco que Ortega combatió. El absurdo que nos trae la política de poder en cada uno de los revolucionarios de otroros episodios gloriosos, que hoy desmienten con su impostura barbara.
En discretas conversaciones con Borge mientras platicábamos con espontánea actitud propia de la tranquilidad del campo ( una casa de un italiano amigo de Peña Gómez) en Casa de Campo, nos deleitábamos observando el correr travieso de sus dos hijitos con su esposa Marcela Pérez Silva. Eran los pininos de su condición de Embajador en Perú, quizás porque su compañera era de origen peruana y quien a la hora de la muerte de su esposo Borge , 2012, le sustituye como Embajadora en dicho pais sudamericano. Entonces, Perú gano una diplomática  que con su canto de ruiseñor que había levantado su voz para reconstruir la cultura indígena de esos pueblos olvidados, con su arte rescatando lo típico y  lo hermoso de la música centroamericana y sudamericana, la que podemos escuchar en Youtube. Ella supo entregar su canto en memoria de los diez años de fenecer el Dr. Peña Gómez, venidos exclusivamente de Nicaragua a cumplir con ese destino, tal como me lo explico en aquel lugar sosegado como una ofrenda a quien le debían el honor indescriptible de jugarse en los Foros de la Internacional Socialista, la defensa de causa patriótica del Frente Sandinista de Libetacion Nacional, tanto cuando eran guerrilleros como instalado en el poder de Nicaragua.
Pero el absurdo de la vida, percibí en los análisis a que nos entregamos Borge y un servidor que no estaba de acuerdo con las desviaciones que la segunda Presidencia de Daniel Ortega seguía, considerando su entrega conservadora a determinados propósitos políticos y la concentración particular de su mando en Nicaragua. Advertí en el su inclinación por profundizar los cánones de la Revolución Sandinista, que decaía en autoritarismo. Esa preocupación del guerrillero legendario lo llevo a un «exilio diplomático»‘, que al morir lo sustituye su compañera Marcela en calidad de Embajadora acreditada en Perú. Hoy día Daniel Ortega se ceba altanero con sus desaciertos, nepotismo y autoritarismo frente a un pueblo levantado ofrendando 55 vidas de jóvenes caídos por la furia sangrienta del neosomocismo representado por quien antes combatió con las armas a Somoza. » Cosa de la vida», en canción de Eros Ramazzotti.

encuesta

¿Considera correcto que Leonel Fernández lidere protesta frente al Congreso contra la reforma constitucional?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.