La columna de Miguel Guerrero

El denostado “padre de la democracia”

Aún recuerdo  las reacciones pasionales provocadas por una encuesta Gallup en la que Balaguer figuraba como el político más admirado, y las más airadas generadas en el 2007 en la universidad estatal por un mural en el que se veía de manera preponderante la figura del ex presidente. Ese mural, que creó fue destruido, revivió el recuerdo de algunos episodios fundamentales en la historia de esa academia, la más vieja de su género en el continente.

La paradoja consistía en que irónicamente fue Balaguer quien, en los primeros días de enero de 1962, le concedió a la universidad la autonomía y fuero que aún posee, lo que le permitió al centro ampliar  desde entonces su antiguo nombre de Universidad de Santo Domingo por el universidad autónoma UASD. No se trató tan sólo de un cambio de nombre, lo que hubiera resultado intrascendente, sino un enorme paso adelante. Con la autonomía, la universidad se hizo capaz de trazar su propio rumbo e iniciar un proceso de reformas desligado de las influencias y directrices políticas de turno, que entonces parecían marchar rezagadas de los vientos que ya soplaban en sus claustros y recintos.

Apenas unos días después de haberle otorgado la autonomía, la universidad le suspendió como profesor, no lo expulsó, en una resolución en la que no se hacía referencia alguna a los méritos académicos de quien fungía como Presidente de la República.

Durante años, especialmente después de su muerte, los seguidores del líder reformista han alentado la esperanza de que esa resolución sea revocada, como paso final del proceso de reivindicación política que sus propios detractores por décadas emprendieron al “canonizarlo” como el “Padre de la Democracia” por decisión del Congreso con mayoría de sus opositores. Una posibilidad que sigue siendo lejana en vista de lo acaecido once años atrás con el citado mural de la discordia.

encuesta

¿Considera correcto que Leonel Fernández lidere protesta frente al Congreso contra la reforma constitucional?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.