El Sol Naciente

China Popular en República Dominicana (Como cambian los tiempos)

La política exterior dominicana esta manejada por la Cancillería  que ejecuta las acciones diplomáticas a través de su Canciller o Ministro de Relaciones Exteriores, bajo los dictados y orientaciones fundamentales de su Jefe, que lo es el Presidente de la República. Así lo prescribe la Ley Orgánica de la Cancillería en su artículo 5. Y tal como sucede en la generalidad de las Naciones del planeta en su Carta Magna respectiva. Por tanto, es un desatino y una rabiaca de Miguel Mejía, antiguo izquierdista, considerarse » desconsiderado» por el Presidente Danilo Medina no tomarlo en cuenta en el tema de establecer relaciones diplomáticas con la República Popular China este 30 de abril, cuando se dio a conocer el acuerdo. Es una potestad constitucional únicamente del Presidente dominicano tratar todo lo concerniente a la política exterior, y nadie puede creerse, por alianza política, propietario de la obra  de Mao Tse Tung.

Con la irrupción de China en las nuevas relaciones bilaterales con Dominicana , y  la ruptura con Taiwán luego de 70 años de relaciones diplomáticas y una fructífera cooperación en varios renglones; se produce un hecho histórico que transformara la política exterior dominicana y entra el País  en un novedoso ciclo de la geopolítica, que nos traerán situaciones quizás no previstas en lo económico, comercial, turístico y desde luego político. De alguna manera ya se avizora que siendo China un País comunista y en consecuencia opuesta al sistema democrático occidental, empero los primeros en aplaudir y aceptar esas relaciones diplomáticas fueron los empresarios dominicanos en representación del su vocero del Conep. «Cosas veredes Sancho», al diablo la ideología, lo que importa de China es su impronta capitalista en su principio de » dos sistemas y una sola China».

En la implantación de dicha relaciones diplomáticas la sociedad dominicana se mete en una tormenta geopolítica, con su secuela de política domestica; Taiwán reacciona molesta por tan exitosas y largas relaciones de cooperación y réplica de que China compró a la República Dominicana por  3,000, 000 millones de dólares;  resentida en lo hondo de sus sentimientos como nación por lo imprevisto de esa ruptura, dado a que Dominicana en el Caribe y Centroamérica representaba la nación más significativamente estratégica en su geopolítica y autodefensa de existencia como nación, que pierde  un socio de vital importancia frente a gran coloso político, y económico de China, que la considera una » provincia renegada» desde los albores de la Revolución Popular liderada por Mao Tse Tung en el 1949. Sólo le quedan con relaciones diplomáticas naciones pequeñas caribeñas y africanas, y unas pocas asiáticas.

Todavía más, el Jefe de la Misión estadounidense  acreditado en el País declara que la incursión  de China en República Dominicana ( vale decir en la Región Latinoamericana), es un motivo de » inestabilidad» y » tormento» para el área; declaración de molestia del Imperio que considera estos países empobrecidos por la injusticia social y la inequidad el «traspatio» de un territorio calzado por la doctrina de » América para los americanos» o del » Destino Manifiesto». Política incomprensible y desfasada con la presencia y vigencia de un mundo globalizado y de dominio universal de la información tecnológica que facilita el acercamiento de los pueblos y la plena conciencia en la defensa de sus más caros intereses; donde cada nación entra en el círculo de las negociaciones económicas y comerciales en función de su geopolítica estratégica. Justamente si hacemos memoria recordaremos que a principio de los años 70s el Presidente Richard Nixon inició con juego de Tenis en China lo que sería el preludio del establecimiento de relaciones diplomáticas con el país comunista, aún necesitando a Taiwán como hermano capitalista y su ubicación geoestratégica.

En un programa televisivo conducido por los comunicadores Vargas Vila Riveron y David Brens, en Frío y Caliente, analizamos con ellos los motivos causales de dichas relaciones diplomáticas, extrayendo que para China, situada como la segunda economía más grande del planeta, se hacía imprescindible su penetración al gran almacén de materia prima que representa Americana Latina y la visita que a ese tenor hiciera el Presidente Chino a Venezuela, Cuba, Brasil y Argentina, en búsqueda de acuerdos sostenibles. Además, de inducir inversiones en cuantiosas obras de infraestructuras, como en efecto se comenta con el Puerto de Manzanillo en Dominicana, la Planta Eléctrica en Haití y otras tantas inversiones; que por cierto, se mantienen en discreción los términos de las negociaciones usando el Gobierno dominicano en ocasiones sólo el equipo dirigido por el Ministro Administrativo José R. Peralta, cuando de estas negociaciones, dependen los beneficios que deriven para nuestro País en materia de cooperación.

Dos temas que no han salido a flote en estas relaciones diplomáticas bilaterales son: uno el financiamiento que China  ofertara a Dominicana ( Taiwán habla de tres mil millones de dólares, y el presidente Danilo Medina lo desmintió) por medio de su entonces Embajador; el segundo tema no aparece en las páginas diarias y conversatorios públicos: la puja por un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU con el amparo de la República Popular China y su influencia en África y Asia. Cuestión pendiente desde los tiempos del Canciller Hugo Tolentino Dipp cuando se pretendió una nueva vez de ocupar ese prestigioso y útil puesto, apetecido por cerca de 50 naciones de la ONU que no han llegado al Consejo de Seguridad desde su fundación post Guerra Mundial en 1945. De todos modos, la sociedad política y empresarial dominicana acepta con beneplácito la entrada de China en el concierto de embajadas acreditadas en nuestra diplomacia. Hoy, no importa la ideología, lo que interesa es la impronta del neoliberalismo y su carga de producción e intercambio de mercancías y servicios que pasan aceleradamente por las cadenas de un mundo globalizado.

encuesta

¿Se dividirá el PRM ante propuesta de reforma constitucional para la reelección de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.