Fogaraté

Ahora, a aprender mandarín

Hay que celebrar en grande el establecimiento de relaciones con la verdadera China, en tiempos en que, para entenderse con ellos, ya no es necesario llevar en el bolsillo el Libro Rojo del camarada Mao, sino aprender a decir “business are business” en mandarín. Entonces, ¿ahora qué hacemos si nos piden un millón de racimos de plátanos, para empezar a probar, o tres millones de piñas para tantear el mercado, o una probadita de cincuenta mil cajas de ron? ¿Qué hacemos si un par de millones de turistas chinos optara por asolearse en estas playas?… ¿Estamos preparados para todo eso? (Buena pregunta, esta última).   

encuesta

¿Cree usted que la Suprema Corte de Justicia está dirigiendo de manera correcta el juicio del caso Odebrecht?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.