La columna de Miguel Guerrero

Reflexiones de mediados de semana

He escrito que en algunos países, los medios de comunicación se han percatado del peligro que representa para la libertad de expresión los excesos en que incurren muchos comunicadores al conducirse obscenamente en la radio y la televisión. España es uno de ellos. Aunque allí las extravagancias radiales y televisivas no alcanzan, justo es reconocerlo, los niveles de irrespeto al público que aquí hemos logrado, hace varios años los responsables de los medios españoles acordaron limitar la difusión de mensajes y filmes con altos contenido de obscenidad, violencia, sexo y droga, a horarios fuera del alcance de los niños, ante las quejas crecientes de ciudadanos ofendidos por el  daño que  esa práctica irresponsable alcanzaba.

En muchas partes, la gente renuncia voluntariamente a sus derechos con tal de recuperar la tranquilidad. Si esto sigue como va, pudiera ser que los dominicanos, hastiado un día de tanta obscenidad en los medios electrónicos, se sientan tentados a aceptar como normal  la represión interventora del gobierno para reglamentar el material de difusión de la radio y la televisión, lo cual sería fatal e imperdonable.

Por tanto, estimo que  son los propios medios los llamados a actuar contra esa tendencia nefasta que hoy observamos en la radio y la televisión del país. Muchas veces esa práctica es alentada por los propios dueños de emisoras para mejorar su nivel de audiencia. Lo triste del caso es que esa modalidad del periodismo electrónico se está imponiendo como un modelo, aceptado no sólo por lo que aquí a veces despectivamente llaman “las masas”, sino por la clase política, con presidentes y ex-mandatarios, congresistas, empresarios, obispos y pastores participando de ella. Por lo que tal vez tengan razón aquellos que dicen que esa forma de hacer periodismo refleja la naturaleza y carácter del pueblo dominicano.

encuesta

¿Cree usted que la oposición y Leonel Fernández derrotaron plan reeleccionista de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.