Estampas

La lluvia, los panes y el cochero

La lluvia no cesaba. El lánguido atardecer permitía la llegada de la noche, sorprendiéndonos con sus aires  muy frescos,  inusuales en aquel final de  verano. Con aquellos  “friítos”, similares a los  de  Navidad, apetecía una taza de buen  chocolate caliente, acompañado de un rico pan fresco, preferible de agua.

Matilde salió de la Facultad, hizo un alto en el camino y  entró a la pastelería. Le gustaban los productos que allí se vendían.  Entre otros, y de su preferencia, el  pan  de agua bien dorado. Con el rico aroma del pan recién horneado, para la cena, dos  unidades le eran suficientes. Los cortaría a lo largo y cubriría de mantequilla. El calor de los mismos  la derretiría, logrando así un rico  banquete nocturno.

Infructuosas sus llamadas para conseguir un taxi. Debido a la lluvia, los taxistas estaban ocupados y ella no quería mojarse, tenía  un exámen a la mañana siguiente y debía evitar la posibilidad de  “pescar” un indeseado  resfriado. El círculo de su  paraguas era muy pequeño, por lo que vislumbraba  una “empapada”  que le calara hasta los huesos.

Mientras esperaba que la lluvia disminuyera un poco, como caído del cielo, el cochero – a quien conocía de años-  cubierto  hasta el cuello con su capa, la llamó a subir a su “vehículo”. Alegre, no lo dudó un segundo. Por debajo de la vestimenta impermeable,   el buen hombre le tendió su  mano para ayudarla a subir el diminuto escalón y ya en su interior, resguardarse  de la lluvia.

Con los panes bien protegidos, rápidamente, y para sentarse, entró al “vehículo”. Y cuál no sería su sorpresa al descubrirlo sentado dentro de la negrura de aquel coche.

Emocionada, aun sin dar créditos, exclamó alegre y sorprendida:  ¡Oh, mi Dios, viniste  a buscarme! Abrazos, besos, risas, silencios…

Sí, él estaba allí. Luego que el cochero lo llamara, salió a buscarla y así evitar que la lluvia la mojara. Frente a la repostería, pacientemente, esperó a que ella terminara  de sus  compras  y llevarla hasta  su casa.

Coche en marcha, surgió la complicidad del silencio. El cochero -también copartícipe    de aquel viaje, indudablemente especial – muy bajo, y para no  resquebrajar la magia del momento, más que cantar, balbuceó  alguna melodía. Sonrió muy bajo y riendas en manos, inició su conversatorio. Cómo le gustaba hacerlo y ¡quién sabe sobre cuáles tópicos.   

En cuanto a “Lucero”, su caballo -y por años su más  fiel compañero- serenamente continuó su marcha. No estaba la noche como para hacer carreritas, so penas de resbalar por los suelos, y dañar el encuentro de aquella pareja tantas veces por ellos transportada.

Exenta de una gota de lluvia sobre su cuerpo, antes de ir a la cama, Matilde repasó sus notas de la Facultad. Su meta estaba marcada en obtener buenas calificaciones.

Dispuesta a dormir, en la quietud de su alcoba, recordó la grata ocurrencia  con la que él la sorprendió.  Ay, él, y sus detalles inauditos.

Embriagada en su mundo de ensueños, evocó la profundidad de su mirada; la envolvente ternura por la proximidad de su cuerpo, además del tesoro inagotable de sus caricias y besos.

Navegando entre sus recuerdos, Matilde susurraba: “¡Vaya noche lluviosa, ricos los panes y también el chocolate!

Agradezco  al “chofer”
del coche – Matilde reflexionaba –  quien

quien por  su solidaridad, impidió  me mojara bajo aquel tremendo aguamillón, porque lo que caía del cielo, no era un simple aguacero”.

Saboreando los minutos  de haber   escuchado el agradable sonido  de la  lluvia, cayendo sobre las lonas del coche, Matilde -pícara y sonriente- mientras peinaba  su larga y bien cuidada melena, murmuraba: “Gracias a la lluvia, a los  panes, y  al cochero, porque sin proponérselo, igual a un cuento de hadas, me regalaron  una noche de ensueños.  Viajando bajo la lluvia, ¿cómo olvidar el aroma del pan recién horneado,  el tra la lá del cochero, el metálico clá clá clá de las pisadas de Lucero, y sobre todo, ¡el juguetón murmullo de sus besos!

Y concluía su monólogo: “Jajaja, mientras me abandono a  Morfeo, entre las nubes  blancas de su negro  pelo, soñaré con la lluvia, mis panes y el cochero!

encuesta

¿Cree usted que la oposición y Leonel Fernández derrotaron plan reeleccionista de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.