La columna de Miguel Guerrero

¿Y ahora, cómo le hago?

En España, el uso del llamado lenguaje de género le ha dado un vuelco a la política. La diputada Irene Montero Gil, del grupo radical Podemos, ha encendido la mecha. En un acto público informó la semana pasada acerca de una actividad de su grupo parlamentario con “portavoces y portavozas”. Como toda la comunidad política y los medios españoles entienden que el dislate fue intencional y no fruto de su ignorancia,  la señora Montero es el centro de una discusión que envuelve a especialistas sobre el buen y correcto uso del idioma español.

El tema no solo involucra a las feministas españolas. Por temor a calificativos como el de “machista”, el peor que hoy  puede atribuirse a un político o a cualquier figura de prestigio a a nivel mundial, en nuestro país, por ejemplo, ya es usual que en todo discurso o pronunciamiento público se hable de “dominicanos y dominicanas”. Ya hemos leído sobre “hablantes y hablantas” y una acreditada universidad española, la de Navarra, editó en el 2016 un calendario dándole nombres femeninos a los meses del año (enera, febrera, marza, abrila, maya, junia, julia, agosta, septiembre, octubra, noviembra y diciembra), y no se trata de una broma.

En nuestra muy pronunciada tendencia a estar de moda, podría llegar el día, y no creo que esté lejano, en que los varones en esta profesión seamos periodistos y en vez de víctimas de una agresión los medios nos identifiquen como los víctimos. En la encrucijada de esta locura idiomática en que nos vemos envuelto, me aterra pensar que llegue la hora fatal en que llevemos este absurdo hasta el Himno Nacional, porque no veo la forma de poder cantar como lo hemos hecho siempre sus versos iniciales (Quisqueyanos y quisqueyanas valientes). Cuando alcancemos ese nivel y se nos imponga tan tremendo disparate tendríamos que apelar a un buen dicho mejicano: “¿Y ahora, cómo le hago?”

encuesta

¿Apoyaría usted una alianza de Luis Abinader y Leonel Fernández contra el PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.