Fogaraté

El Pensador y Rodín

El Pensador se acomodó con su desnudez perfecta y empezó a recorrer las primeras planas: la noticia necrofílica de primera categoría en la dura cotidianidad; un salario sietemesino que en el primer hemograma que se le practica acusa serios síntomas de anemia; un juez que remienda, con profundo enojo, una toga deslavada por el exceso de misterios judiciales… («¡Agggh!», dijo El Pensador, asqueado y  convencido de que en este país, en verdad, el señor Kafka no sería más que un mediocre escritor costumbrista. Se despabiló, bajó la palanquita y empezó a alistarse para la cita que tenía con el señor Rodín).

encuesta

¿Ha leído usted la ordenanza del Ministerio de Educación para la equidad de género?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.