Estampas

Cómo duele enero

Enero, visitando la morada material de mi hermano Virgilio Eugenio -me falta la de mi padre, que también me lo robaste-, la misma donde reposan los cuerpos de sus

Tumba de Los Palmeros

compañeros “Palmeros”, Ulises Cerón Polanco, Amaury Germán Aristy y Bienvenido Leal Prandy (Chuta), te recordé y hasta  pena me produjiste. Qué triste no poder añorarte, con la ilusión que embarga a los niños, confiados en que cada año les  llegarán los Reyes Magos, con sorpresas y para ellos, muchos juguetes y regalos. Y qué pena, porque en aquel enero, nos trajiste soldados bien armados, con sus pistolas en  manos, unidos a enormes  tanques  de guerra, todos armamentos letales. 

Enero, no quiero despreciarte, maldecirte tampoco. Te dije, días atrás, que hice un pacto con Jesús y ÉL nos enseña que debemos amar  y  hasta a nuestros enemigos perdonar. No es mi caso contigo, no te amo, tampoco sabré cómo perdonarte. 

Enero, no voy a mal quererte, tampoco odiarte, pero me harían falta siglos de vida – ¡y que me perdone Jesús! – para poder amarte. 

Si  es que puedes, vete tranquilo. A la vez, ¡también tranquila! yo disfrutaré recordando el nado sereno de los nenúfares, el vuelo acompasado y bajo de la alondra, además de la quietud que me reporta, ver pasear  una paloma. Enero, márchate  en paz, y mientras lo intento, ¡que Dios te perdone! 

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí