Menéndez contra Hugin: un senador “corrupto” contra un “codicioso” ejecutivo farmacéutico

Si bien queda por ver si la carrera será competitiva, ambos candidatos tendrán los recursos para saturar las ondas con anuncios negativos.
Servicios de Acento.com.do - 6 de junio de 2018 - 7:00 pm - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo/Hugin y Menéndez.

Fuente: Político.com/MATT FRIEDMAN

(Versión en español en traducción libre de Iván Pérez Carrión)

La silla del Senado de Nueva Jersey en manos de Bob Menéndez debería ser uno de los más seguros para los demócratas este año. Pero los problemas legales de Menéndez y los profundos bolsillos de su oponente republicano, Bob Hugin, introducen un elemento de incertidumbre en la ecuación.

El control del Senado de EE. UU. podría depender del resultado.

Menéndez sobrevivió a un juicio federal por corrupción de seis semanas el otoño pasado luego de que un jurado llegara a un punto muerto por cargos de soborno en su contra. Sin embargo, el Comité de Ética del Senado luego determinó que violó la ley federal al aceptar y no informar los vuelos privados en jet y otros obsequios de su amigo, el oculista de Florida, Salomón Melgen.

Hugin apoyó y donó en gran medida al esfuerzo electoral del presidente Donald Trump en 2016 y encabezó una compañía farmacéutica con sede en Nueva Jersey que aumentó los precios en un 20 % en menos de un año en un medicamento clave contra el cáncer, depositó dinero en el extranjero e hizo más difícil para las compañías una versión genérica de sus medicamentos.

Mantener el escaño en el Senado de Nueva Jersey es un imperativo para los demócratas, que necesitan una ganancia neta de dos escaños para tomar el control de la cámara.

Hasta ahora, ningún partido nacional ha puesto un pie en Nueva Jersey para ayudar con la carrera. Sin embargo, eso podría cambiar si las cosas se aprietan, amplificando lo que ya se perfila como una carrera desagradable, con ambos candidatos probablemente con suficiente dinero para gastar en anuncios de ataque y un montón de municiones para usarlas en eso.

Hugin y Menéndez ganaron las primarias del partido el martes, aunque el margen de victoria de Menéndez sobre la editora Lisa McCormick, una desconocida política, estuvo más cerrado de lo que se podría esperar. Menéndez lideró con el 62 % de los votos.

El Informe Político de Cook califica la carrera de noviembre como una “Probable” victoria demócrata.

Tanto Hugin como Menéndez crecieron en la misma época en Union City, una ciudad densamente poblada de la clase trabajadora del Condado de Hudson a la vista del perfil de la ciudad de Nueva York, aunque asistieron a diferentes escuelas secundarias.

“El codicioso CEO de la compañía farmacéutica, Bob Hugin, va a tener que responder por su historial de aumentar los precios para los pacientes con cáncer mientras gana millones para sí”, dijo el asesor de Menéndez Michael Soliman en un comunicado

Menéndez, de 64 años, fue a la universidad en la cercana Jersey City y luego directamente a la política. Fue elegido miembro del consejo escolar de Union City a los 20 años y ascendió gradualmente en la escalera política, convirtiéndose en alcalde de Union City, legislador estatal y miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos antes de ser nombrado para el puesto en el Senado en 2006. Actualmente es el máximo Demócrata en el Comité de Relaciones Exteriores.

Hugin, de 63 años, asistió a la Universidad de Princeton y, después de graduarse, sirvió en activo en la Infantería de Marina durante seis años. Luego comenzó a trabajar en finanzas, se unió a Celgene en 1999. Se convirtió en el director de operaciones de la compañía en 2006 y en su CEO en 2010. Se retiró de la compañía a principios de este año.

“En noviembre, los votantes tendrán una elección clara entre el comportamiento embarazoso y corrupto de Bob Menéndez y Bob Hugin, un creador de trabajo que se hizo a sí mismo y ex infante de marina”, dijo la portavoz de Hugin Megan Piwowar en un comunicado. “El senador no puede escapar de que violó la ley federal y sus colegas demócratas y republicanos concluyeron que tiene que devolver los regalos de su “mejor amigo”.

Menéndez fue acusado de hacer favores oficiales a Melgen, quien estaba involucrado en una disputa multimillonaria por el pago del Medicare con el gobierno federal. A cambio, alegaron los fiscales, Melgen entregó a Menéndez vuelos privados en jet, se hospedó en su villa en un lujoso resort en República Dominicana, en una costosa habitación de hotel en París y cientos de miles de dólares en contribuciones políticas.

Los obsequios nunca fueron cuestionados, pero los fiscales no lograron convencer a la mayoría de los jurados de que había un quid pro quo entre ambos y las acciones que Menéndez asumió a favor de de Melgen, que según los federales incluyeron llevar el caso de fraude al Medicare de Melgen a la secretaria de Salud y Servicios.

El Comité de Ética del Senado, en una carta duramente redactada, amonestó a Menéndez por los regalos que recibió de Melgen, diciendo que había violado la ley federal al no informarlos, y exigió que el senador los devolviera a Melgen. Pero el comité no especificó cuánto debía Menéndez, y ha argumentado que los US$58,500 que reembolsó a Melgen en 2013 por dos vuelos en jet privados deberían ser suficientes, aunque los fiscales describieron muchos más vuelos durante el juicio.

Melgen, en un caso por separado, fue declarado culpable de fraude al Medicare y fue sentenciado a 17 años de prisión.

Hugin tiene su propia carga, que la campaña de Menéndez está procurando explotar.

“El codicioso CEO de la compañía farmacéutica, Bob Hugin, va a tener que responder por su historial de aumentar los precios para los pacientes con cáncer mientras gana millones para sí”, dijo el asesor de Menéndez Michael Soliman en un comunicado. “Hugin tendrá que explicarle a la gente de Nueva Jersey por qué negó el acceso a medicamentos accesibles de tal manera que incluso la administración de Donald Trump dijo que era escandalosa”.

El verano pasado, Celgene, con sede en Summit, donde Hugin en ese momento era presidente ejecutivo, pagó US$280 millones para resolver las acusaciones de fraude sobre su promoción de dos medicamentos contra el cáncer para usos que no fueron aprobados por la FDA.

La compañía también fue noticia el año pasado por elevar “agresivamente” los precios de las drogas contra el cáncer durante el liderazgo de Hugin y fue citada en un informe de Bloomberg por mantener más de las tres cuartas partes de su efectivo en el extranjero. Además, Celgene batalló para obligarlo a entregar muestras de uno de sus medicamentos contra el cáncer para que las compañías pudieran producir versiones genéricas más baratas.

El apoyo de Hugin a Trump, que sigue siendo muy impopular en Nueva Jersey, ya es un gran problema en la campaña, y Hugin no dirá si le pedirá al presidente que vaya a Nueva Jersey para hacer campaña por él.

Aunque Hugin le dijo a un periodista de POLITICO que no lo llamara “partidario de Trump”, su registro en ese frente es claro: fue delegado de Trump en la Convención Nacional Republicana de 2016, donó a la campaña de Trump y donó aproximadamente US$200,000 a organizaciones que trabajaron para lograr la elección del presidente.

“Bob Hugin tendrá que explicar por qué pagó un acuerdo de US$280 millones por defraudar a los contribuyentes y estafar a los pacientes de cáncer. Y cuando Bob Hugin termine con todo eso, tendrá que defender haber ayudado a elegir a Donald Trump al dar cientos de miles de dólares para apoyar la campaña, sirviendo como presidente de finanzas y delegado de convenciones y luego yendo a la Casa Blanca para elogiarlo Trump”, dijo Soliman.

Si bien ambos candidatos tienen enormes responsabilidades, Menéndez comienza con una ventaja innegable: es un demócrata que corre en un estado “azul”.

Nueva Jersey tiene casi 900,000 demócratas más registrados que republicanos, y la brecha ha estado aumentando constantemente. Si bien los electores de Nueva Jersey no han tenido problemas para elegir a los gobernadores republicanos, no han demostrado su disposición a traspasar las líneas del partido cuando se trata de elecciones federales al nivel estatal. Nueva Jersey no ha elegido un republicano para el Senado de Estados Unidos desde 1972, y no ha votado por un candidato presidencial republicano desde 1988.

Si a eso se le suma el activismo de base que Trump ha impulsado contra la izquierda de Nueva Jersey  ̶ el activismo que ha hecho competitivas a las áreas tradicionalmente republicanas y suburbanas ̶ , cualquier republicano comienza con un enorme déficit en Nueva Jersey.

Ha habido tres encuestas públicas sobre la carrera hasta el momento.

Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac en marzo encontró que Menéndez lideraba sobre Hugin por 17 puntos, mientras que una encuesta de la Universidad de Monmouth en abril mostró que el titular lideraba con 21. Pero una encuesta de la Universidad de Fairleigh Dickinson hace dos semanas encontró a Menéndez con solo una ventaja de cuatro puntos. Esa encuesta, sin embargo, no tuvo en cuenta a los votantes que se inclinaban hacia un candidato.

Al mismo tiempo, la calificación de aprobación de Menéndez es bastante débil. Una encuesta de Rutgers-Eagleton realizada a mediados de mayo mostró que el 37 % de los votantes desaprobaba su desempeño laboral, mientras que el 33 % lo aprobó.

El encuestador de la Universidad de Monmouth, Patrick Murray, dijo que es demasiado pronto para usar las encuestas para pronosticar un resultado.

“Todos sabemos que estos números realmente no necesitan nada en términos de valor predictivo”, dijo. “Simplemente, te dan una idea general de dónde está la gente cuando no están prestando atención”. Pero, aun así, es un margen muy saludable para comenzar “.

El exrepresentante republicano Dick Zimmer, cuya infructuosa carrera del Senado en 1996 contra el exsenador Robert Torricelli es considerada una de las campañas más negativas en la historia de Estados Unidos, dijo que ve el potencial de esta campaña igualmente desagradable o incluso peor.

Esa elección fue tan desagradable que Howard Stern apoyó a ambos candidatos después de tenerlos en su programa y quedar impresionado por sus ataques entre sí, según el libro Mudslingers: Las veinticinco campañas políticas más sucias de todos los tiempos, que describe la campaña como una “orgía de alboroto”.

El que la carrera de Menéndez-Hugin sea tan mala dependerá de si los candidatos lo ven como cerrada, dijo Zimmer.

“Todos nosotros pensamos que era una carrera apretada, Torricelli y yo y nuestras campañas. Y eso siempre aumenta la ferocidad”, dijo Zimmer en una entrevista telefónica. “Algunas personas lo recuerdan todavía como una carrera cerrada, y les digo ‘sí, estuvo cerrada, hasta que contaron los votos’.

Si bien queda por ver si la carrera resultará competitiva, ambos candidatos tendrán los recursos para saturar las ondas con anuncios negativos.

Hugin ya ha colocado US$7.5 millones de su propio dinero en la campaña. Menéndez, aunque no es rico de manera independiente, siempre ha sido un recaudador de fondos prolífico. Su recaudación de fondos se desaceleró durante su juicio por corrupción, ya que se centró en recaudar dinero para su fondo de defensa legal. Pero actualmente tiene US$5,6 millones en el banco y, con el juicio suyo ya concluido y con el apoyo total del Estado y el Partido Demócrata nacional, es probable que pueda recaudar dinero sin restricciones.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.