Juventudes: Innovar para volver a empezar

Publicado el 12 de agosto de 2018 - 11:00 pm

Todas las personas merecen una segunda oportunidad, más aquellas que desean cambiar para mejorar, pero sobre todo cuando se trata de jóvenes como José (nombre ficticio para proteger la identidad del adolescente) de 17 años que buscan reinsertarse en la sociedad por haber estado en conflicto con la ley penal.

José también es parte del 34% de la población joven dominicana entre los 15 y 34 años que se encuentra en edad productiva y que con nuevas oportunidades podría aportar a la construcción de una mejor sociedad.

A través del Laboratorio de Innovación Social del proyecto Prevjuve, José y dos compañeros, que también estuvieron en conflicto con la ley penal, sienten que se les ha brindado una segunda oportunidad y aunque se encuentran cumpliendo el segundo mes (de seis) de servicio comunitario, se han motivado a participar en esta capacitación que no solo les permitirá adquirir herramientas para contribuir a la solución de problemáticas de la provincia de Santiago, sino también volver a empezar.

“Los jóvenes de ahora están cogiendo dos vías: cementerio o drogas y yo no quiero pasar por ahí, yo quiero estudiar… En mi caso hubo un problema en el barrio y me acusaron de abusar de una joven, pero se demostró que no era cierto. He aprendido que no hay que dejarse llevar de los otros… A veces nos rodeamos de personas que no son buenas…”.

José siente que con el taller se le ha brindado la oportunidad de conocer, compartir, trabajar en grupo y presentar propuestas para la solución de problemáticas de la provincia de Santiago, identificadas por quince jóvenes de diferentes sectores.

FOTO: Armando Larrauri para PNUD R.D.

“Además de estos tres jóvenes, la mayoría de los y las participantes son integrantes de la Mesa de Seguridad, Ciudadanía y Género de Santiago, específicamente de la mesa de Juventud y tienen un rol comunitario de liderazgo y colaboración.  Es decir, que tienen incidencia en el territorio”, explica Mari Carmen Santana, coordinadora nacional del Prevjuve.

La Mesa de la Juventud es una instancia local, abierta y participativa de toma de decisión conformada por adolescentes y jóvenes de Santiago, la cual busca promover la participación y accionar de las juventudes en la consolidación y construcción de sociedades y comunidades pacíficas.

En República Dominicana, la población joven entre 15 y 34 años es la más impactada por la violencia, según datos del Observatorio de Seguridad Ciudadana, 1,561 adolescentes y jóvenes resultaron ser víctimas de homicidios durante el año 2017, representando el 54.96% del total de casos. 

Por esta razón, la participación de las juventudes en la búsqueda de soluciones es tan importante. Al incorporar sus voces y gestiones estamos contrarrestando el adultocentrismo que tiende a imperar en las políticas de seguridad y violencia, asegurándonos de que las iniciativas e ideas que surjan cuenten con la mirada, experiencia y perspectiva de la población que más la vive y le afecta.

“Llegué a este proceso gracias a un amigo y no me arrepiento de haber participado, ya que frente a las necesidades de nuestra sociedad se intenta buscar soluciones de manera innovadora y con una visión diferente, positiva…”, dice Juan Luis Abreu, estudiante universitario

Abreu se siente muy comprometido con su entorno y la propuesta de su grupo fue formar un Club de Ajedrez en el que los y las jóvenes puedan desarrollarse a través de un deporte, bajo el lema “Mente sana, sociedad segura”.

FOTO: Armando Larrauri para PNUD R.D.

La idea es que los y las jóvenes generen propuestas innovadoras, para atender las necesidades de la provincia identificadas por el grupo, usando la metodología del pensamiento de diseño o design thinking, “proporcionándoles herramientas para construir soluciones humanamente deseables, técnicamente viables y económicamente rentables a través de la observación, la ideación y la generación de prototipos”, señala Fernando Galindo, facilitador y consultor del PNUD.

“Más que un taller esta capacitación forma parte de un proceso. Lo primero que hicimos, fue trabajar con los y las jóvenes en un taller de ideación, para que propusieran cambios y soluciones a problemáticas identificadas en su cotidianidad, elaborando prototipos, para ser ejecutados en 90 días y financiado por instituciones públicas y privadas relacionadas con la Mesa de Seguridad, Ciudadanía y Género de Santiago”, explica Galindo.

A través del Laboratorio de Innovación Social: Generando ideas para construir sociedades pacíficas, cinco grupos presentaron prototipos relacionados con el arte, el deporte, la música, educación y vialidad, todos ellos identificados como prioridades a ser atendidas en la provincia.

La iniciativa ganadora del primer lugar fue Santiago Conduce Bien, que consiste en la implementación de una campaña en las redes sociales “orientada a la educación de las personas que conducen en la provincia de Santiago”, señala Daisy Mazara, una de las jóvenes del equipo ganador.

FOTO: Armando Larrauri para PNUD R.D.

Para Mazara, egresada de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, lo más valioso de haber participado en este taller es el “el hecho de saber que hay personas interesada en el bien común”.

Santiago Conduce Bien, mostrará en lenguaje llano los lineamientos del manual del conductor o de las leyes de tránsito dominicano, a través de videos de 30 segundos, bajo el eslogan: ¿Y la prudencia pa’ cuándo?

“Algo muy importante de este taller es que aprendimos cómo presentar un proyecto, porque muchas veces tenemos la idea, pero no sabemos cómo venderla. También, reforcé conocimientos que ya tenía sobre cómo identificar problemáticas y formas de aterrizar y proponer soluciones, pero ahora, de manera innovadora”, destaca la joven Kiara Jiménez, coordinadora de la Mesa Juventud Local de Seguridad Ciudadanía y Género de Santiago.

FOTO: Armando Larrauri para PNUD R.D.

Al igual que Abreu, Kiara se siente motivada a seguir capacitándose para continuar aportando e impulsando cambios desde la mesa que coordina.  “El apoyo que se nos está dando no solo de presentar propuesta, sino para llevar a cabo las iniciativas es muy importante”, releva la joven. Todas las iniciativas presentadas serán incorporadas al plan de trabajo de las mesas de Seguridad Ciudadanía y Género.

Las instituciones colaboradoras como el Ministerio de Interior y Policía, el Ayuntamiento de Santiago, la Asociación para el Desarrollo, así como las juventudes participantes podrán ser multiplicadoras y replicadoras de esta iniciativa, ya que al finalizar el proceso contarán con una guía metodológica para el desarrollo de sesiones de talleres de innovación social y construcción colectiva de propuestas, para el fortalecimiento de las acciones de prevención para la Mesa de Seguridad, Ciudadanía y Género y de una Guía metodología de aplicación de prototipos de proyectos del Taller de Innovación desarrollado con jóvenes.

Desde el PNUD se dará un seguimiento activo al desarrollo e implementación de estas iniciativas y prototipos, asegurando el cumplimiento de los acuerdos de las propuestas seleccionadas, ya sea por parte de las instituciones que van a financiar, como de los y las adolescentes y jóvenes ejecutores.

Este proceso innovador tendrá una segunda fase de ajuste para medir el impacto o los resultados que se obtengan, es decir ver qué ha funcionado y qué no, así como identificar cuáles cosas pueden mejorar la implementación de las cinco iniciativas.

Propiciar el cambio y generar resultados para la creación de una sociedad más justa e inclusiva, va de la mano con la creación de oportunidades para todas y todos, sin que nadie se quede afuera, sin dejar a nadie atrás. Porque a veces todo lo que se necesita, es una segunda oportunidad.

Redacción: Carolina Acuña – PNUD R.D.