República Dominicana y el Consejo de Seguridad de la ONU ¿Era prudente el momento para la candidatura? (2)

Publicado el 12 de junio de 2018 - 8:00 am

Dije en mi escrito anterior que el país había presentado cuatro candidaturas al Consejo de Seguridad (CdS) previas a la actual que acaba de triunfar. Siendo República Dominicana uno de los 51 miembros fundadores de las Naciones Unidas, en 1945, eramos, junto con El Salvador y Haití, los únicos tres fundadores que nunca habíamos ocupado un asiento en dicho órgano. 

***

Primera candidatura RD: 1958-1959

La primera candidatura dominicana al CdS de las Naciones Unidas, presentada por el dictador Trujillo, está prácticamente perdida en el tiempo y solo he logrado, hasta el momento, una sola fuente para esta, el discurso de Porfirio Herrera Báez, Secretario de Relaciones Exteriores ante la Asamblea General (AG) de la ONU el 24 de septiembre de 1957. 1

El Canciller Herrera Báez dijo en sus palabras que, en aras de mantener la unidad de las naciones americanas, el gobierno dominicano había decidido renunciar a su candidatura para el bienio 1958-59, que así se lo había comunicado al Grulac, y que su voto se sumaría a la candidatura de Panamá. Agradeció el apoyo ofrecido a la nuestra por Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Haití, Nicaragua y Venezuela. 

No sabemos a ciencia cierta cuales fueron los motivos que llevaron al dictador a renunciar a la candidatura, pero podemos especular que ya la figura de Trujillo estaba en franco declive y que probablemente los respaldos no prosperaban. Los países que habían ofrecido el apoyo a R.D. estaban gobernados todos en ese momento por militares, quienes mantenían cierta afinidad con Trujillo. Suponemos que Panamá logró el endoso del Grulac ya que fue el país de la región electo para el bienio.

***

Segunda candidatura RD: 1983-1984

El gobierno de Antonio Guzman (1978-1982) presentó una candidatura para el Consejo de Seguridad para el período 1983-84, que se elegiría en el otoño de 1982. El gobierno sandinista, que había tomado el poder en 1979, sometió posterior a la nuestra su candidatura para el mismo bienio.

Desde el 1981, el gobierno sandinista había comenzado a enfrentar el acoso de los contrarrevolucionarios -la Contra- milicia financiada y entrenada, entre otras fuentes, por la CIA de EEUU con el objetivo de derrocar al FSLN.

En aquella época, escribí que había sorprendido que el gobierno del presidente Salvador Jorge Blanco (1982-1986) mantuviera nuestra candidatura ya que consideraba que, ante el asedio a que estaba siendo sometido el gobierno sandinista, ameritaba la solidaridad dominicana.2 Además, todo indicaba que habíamos mantenido nuestra candidatura a solicitud del gobierno de Reagan y en particular de la embajadora de EEUU en la ONU, Jeane Kirkpatrick.

Dado que nuestra política exterior bajo el presidente Guzmán había sido tan conservadora, votando, por ejemplo, en la ONU en 1980, en contra de la resolución en la cual se reconocían los derechos inalienables del pueblo palestino a establecer su propio Estado y se solicitaba el retiro de las fuerzas israelíes de los territorios árabes ocupados, era de esperar que Nicaragua obtuviera los votos necesarios para derrotar la candidatura dominicana. 3

Como había dos candidaturas dentro del grupo latinoamericano y caribeño, el Grulac envió a la Asamblea General los nombres de los dos países. En la tercera ronda, Nicaragua ganó con 104 votos a favor y 50 para R.D.

De acuerdo a un artículo aparecido en el periódico El País de España: “La embajadora norteamericana, Jeane Kirkpatrick, pareció sorprendida por el resultado -Washington apoyaba la candidatura dominicana-, aunque Estados Unidos no hizo nada por impedir la victoria nicaragüense”.4

De hecho, en una entrevista de televisión poco después de la elección, la embajadora Kirkpatrick respondió a una pregunta de si el triunfo nicaragüense no había sido una derrota para EEUU de la siguiente manera: “Usted está muy equivocado, quien sufrió una derrota fue la República Dominicana”.5

***

Tercera candidatura RD: 2002-2003

La candidatura más agria de todas para nuestro país fue la tercera en la cual México se cruzó después de que R.D. se había inscrito desde 4 años antes durante la presidencia de Leonel Fernández de 1996-2000.

Al ganar Vicente Fox la presidencia de México en diciembre de 2000 y sacar al PRI del poder, después de 71 años ininterrumpidos en Los Pinos, el Canciller Jorge Castañeda consideró que México debía estar inmediatamente en el Consejo de Seguridad para jugar un papel en el desarrollo de la nueva arquitectura mundial y presentó su candidatura a pesar de la prelación de la dominicana.

Castañeda envió emisarios para tratar de lograr el retiro o posposición de la aspiración dominicana, pero el Canciller dominicano, Hugo Tolentino, consideró que México trataba de avasallar a un Estado más pequeño que tenía un derecho adquirido y decidió mantener en vigencia la búsqueda del asiento.

Argumenté en vano que R.D. debería negociar con México para lograr algún beneficio para el país y no ir a una votación que de seguro perderíamos.6 

El Grulac sometió a la Asamblea General de la ONU los nombres de los dos países y en la segunda votación, México ganó con 138 votos; R.D. solo obtuvo 40.


Amin C. Cruz Almánzar, Discurso de Porfirio Herrera Báez, Decimosegundo periodo de sesiones, 686ª sesión plenaria de la Asamblea General, en Presencia Dominicana en las Naciones Unidas: Un documento para la historia, Editora Búho, Santo Domingo, 2010, pp.114-121.

Roberto Alvarez, “Aunque ha mostrado cierta agilidad, la política exterior no ha rebasado limites estructurales y coyunturales”, El Nuevo Diario, 16 de agosto de 1983, página 15.

Roberto Alvarez, “El voto dominicano contra Palestina”, El Sol, 11 de agosto de 1980, pp 14 y 36.

“Nicaragua, al Consejo de Seguridad de la ONU”, El Pais, 20 de octubre de 1982.

Alvarez, “Aunque ha mostrado cierta…”, Op cit.

Roberto Alvarez, “República Dominicana versus México: Pugna estéril, Listín Diario, 12 de agosto de 2001.