República Dominicana y el Consejo de Seguridad de la ONU ¿Era prudente el momento para la candidatura? (1)

Publicado el 11 de junio de 2018 - 10:00 am

Con este artículo inicio una serie en la cual analizaré las diversas candidaturas dominicanas al Consejo de Seguridad, que con la actual triunfadora han sido cinco en total, y los posibles riesgos que encontrará el gobierno dominicano frente a las disímiles posiciones de las grandes potencias en relación a los graves problemas que enfrenta la comunidad internacional en el más importante órgano para la paz y la seguridad mundiales.

La responsabilidad para República Dominicana será aun mayor dado el hecho fortuito de que por rotación le tocará a nuestro país la presidencia del Consejo de Seguridad por un mes desde el primer día que entremos al Consejo, el 1 de enero de 2019.     

***

República Dominicana fue electa al Consejo de Seguridad (CdS) de las Naciones Unidas el viernes pasado por la Asamblea General de esa organización para ocupar un asiento no permanente por el período 2019-2020. El grueso de la opinión pública nacional ha celebrado con júbilo dicha elección como un gran acontecimiento para el país. Yo, sin embargo, tengo serias reservas sobre la prudencia de haber escogido esta coyuntura para dicha candidatura.

Aparentemente, se ha considerado que el prestigio y proyección internacional para el país al ocupar un asiento en el CdS pesan más en la balanza que los posibles riesgos para R.D. Esto así, en mi criterio, porque carecemos de una política exterior que sopese de manera calculada e inteligente el altamente peligroso cuadro geopolítico actual en función de nuestros intereses nacionales.

Otro grave problema en nuestro medio surge por la inexistencia de un núcleo importante de analistas profesionales y periodistas versados en las relaciones internacionales (R.I.), que ponderen con racionalidad el panorama mundial y el rol dominicano en este y coadyuven en orientar nuestra política exterior. Existe además escaso respeto por la disciplina (R.I.), como una profesión que requiere un conocimiento profundo a través del estudio sostenido y sistemático de la materia. 

El gobierno dominicano debió llamar a un amplio diálogo nacional para discutir un plan de acción y a la vez recoger las opiniones de académicos, periodistas, diplomáticos, empresarios y de todo experto o persona interesada en la materia.

De esta forma se daba a conocer a la población la visión del gobierno para el ejercicio del puesto de mayor envergadura que jamás haya asumido República Dominicana en la arena internacional y, de paso, se establecían vínculos para recabar el apoyo de amplios sectores nacionales cuando se tuvieran que tomar decisiones difíciles que pudieran afectar las relaciones del país con alguna de las grandes potencias, que de seguro ocurrirán. 

***

El Consejo de Seguridad está compuesto, desde el 1965, por 15 Estados: las cinco potencias permanentes con derecho a veto, la República Popular China, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, y Rusia, más diez países electos por períodos de dos años. Los diez asientos rotatorios se distribuyen entre cuatro regiones: dos asientos para Latinoamérica y el Caribe (GRULAC), 5 asientos para África y Asia; 1 para Europa Oriental; y 1 para Europa Occidental y otros Estados.

Los grupos regionales proponen los nombres de los países candidatos a ser electos; si estos envían a la Asamblea General (A.G.) un solo nombre para cada escaño disponible por región, estos países son usualmente electos automáticamente con el voto de más de los 2/3 de los Estados Miembros. Cada año la A.G. elige cinco miembros no permanentes del CdS, los cuales toman posesión el 1 de enero del año siguiente. 

En el caso de la candidatura dominicana en este 2018, el GRULAC sometió a la Asamblea General solo el nombre de nuestro país, ya que no existía otra candidatura opuesta a la nuestra dentro del grupo regional. En cada candidatura previa, como veremos más adelante, habíamos tenido oposición. 

República Dominicana asumirá el asiento el 1 de enero de 2019 y lo ocupará hasta el 31 de diciembre de 2020. Como dije al principio, por coincidencia de la rotación en inglés, como establece el reglamento del CdS, el destino ha querido colocar a nuestro país en una situación particularmente onerosa pues no solo ocupará su asiento a partir del próximo 1 de enero, sino que, además, le tocará ejercer la presidencia del Consejo desde ese mismo día por todo el mes de enero.1   

Para este 2018, la presidencia del Consejo de Seguridad se rota de acuerdo al siguiente cuadro.2

En base a los cinco nuevos miembros electos (Alemania, Bélgica, Indonesia, República Dominicana y Sudáfrica), los cinco rotatorios que continúan por un año más (Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Kuwait, Perú y Polonia) y los cinco permanentes antes mencionados, he elaborado el cuadro de la presidencia para el 2019, que es el siguiente.

 


1 Vease el Reglamento del Consejo de Seguridad en el siguiente enlace: https://www.un.org/es/sc/about/rules/chapter4.shtml.

2 Vease el siguiente enlace: https://www.un.org/en/sc/presidency/.