Arruinar las playas y el paisaje genera una catástrofe económica, advertía The Economist a países emergentes

No solo los ecologistas analizan el desgaste de las zonas turísticas en otros países. Hace 10 años que el proyecto editorial londinense The Economist, que aborda la economía desde un marco global, estudió el tema. Acento.com.do recoge algunos párrafos (traducción libre) de esa publicación titulada ‘‘Asia, cuídate de Benidorm’’:
Marisela Gutiérrez - 12 de enero de 2018 - 3:00 pm - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Fuente externa.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En 2008 la prestigiosa revista The Economist publicó un artículo en el que advertía a los países en vías de desarrollo sobre la catástrofe que había sacudido a las naciones mediterráneas de Europa que estropearon el paisaje, arruinaron las playas y socavaron la moral de los residentes de la zona.

A propósito de debate surgido en el país luego de la resolución del Ministerio de Turismo que autoriza torres de hasta 22 pisos en la costa Este del país. Los ecologistas advierten sobre el impacto de esos muros a la brisa, a las olas del mar, a la arena… a las playas y su paisaje: componente diferenciador de República Dominicana con otros países.

La idea de una altura inferior a los cinco pisos, aducen, era no obstaculizar la unidad paisajística; que no estuvieran por encima de los árboles más altos de la región. A los protectores de ecosistemas marinos también les preocupa la posible sobreproducción de desechos ante una sobredensificación, y la consumación de aguas que destruiría, aún más, los corales. Tanto Bolívar Troncoso, Luis Carvajal y Amparo Chantada dejan sobre la mesa de discusión el ejemplo la costa mediterránea de España que ”está muy destruida por los modelos escogidos” por sus gobernantes.

Lea también Gobierno prometió un ‘‘tratamiento VIP’’ a desarrolladores en La Altagracia

No solo los ecologistas analizan el desgaste de las zonas turísticas en otros países. Hace 10 años que el proyecto editorial londinense The Economist, que aborda la economía desde un marco global, estudió el tema. Acento.com.do recoge algunos párrafos (traducción libre) de esa publicación titulada ‘‘Asia, cuídate de Benidorm’’:

El turismo en los países mediterráneos de Europa es un gran negocio, pero no es amado. Se le culpa por contaminar el paisaje, arruinar las playas y corromper la moral de los lugareños. Esto es, en parte, lo que hacen los países. En la década de 1960, los gobiernos de España, Portugal, Italia y Grecia fomentaron la construcción de hoteles y otra infraestructura turística, que parecía ser la forma más rápida de alcanzar al norte más rico.

Como el turismo está a punto de explotar en el mundo en desarrollo, los gobiernos deberían prestar atención a esas lecciones. Durante las próximas dos décadas, el crecimiento del turismo en las economías emergentes será dos o tres veces mayor que el del mundo desarrollado (ver artículo). Eso es algo para celebrar. Los viajes en masa son un camino hacia el desarrollo y uno de los frutos del aumento de la riqueza: viajar por la experiencia, por la comida y la cultura, y por puro placer. Sin embargo, también contiene el peligro de que el desarrollo destruya lo que la gente ha llegado a disfrutar.

Las economías emergentes sospechan del mundo desarrollado diciéndoles que actúen de manera responsable. ¿Por qué no deberían explotar sus recursos naturales? Una playa prístina de difícil acceso con un pequeño hotel exclusivo puede ser justo lo que quieren los occidentales ricos; los pescadores locales preferirían nuevas escuelas para sus hijos.

Pero con el turismo, no está tan claro que el desarrollo rápido realmente esté en el interés económico de los locales. Si su gobierno destroza su hábitat natural, es como un administrador de inversiones que le paga grandes dividendos de su capital. El dinero es bueno por un tiempo, pero se pierde a largo plazo.

La pregunta que los planificadores en estos nuevos mercados deberían preguntarse a sí mismos es dónde quieren que esté el turismo en su país dentro de 20 años. Por el momento, los turistas de los mercados emergentes tienen sus propios gustos. A los rusos les gustan dos semanas en una playa soleada, fiestas salvajes y mucha terapia de compras. Los chinos prefieren los viajes urbanos al mar y a la arena. La gente de los estados del Golfo viaja en grandes familias y requiere comida halal. Sin embargo, con el progreso de la prosperidad económica, probablemente se parecerán más a los europeos y estadounidenses, que quieren paisajes, un entorno decente y un poco de historia y cultura. Si destruyes tu herencia y tu paisaje, lo lamentarás.

Consulte el artículo íntegro en www.theeconomist.com

 

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.