Prácticas de sueños o el misterio de la poesía

El reflejo de un yo escondido recurrente en todo el poemario, podría expresarse como la zapata que conduce a una misión, la de ver en los conceptos combinados, una moralina figurada, oculta en el reproche de la nada o del cansancio de un yo desesperado.
Servicios de Acento.com.do - 3 de diciembre de 2018 - 9:00 pm - Deja un comentario

(Elena Ramos/Especial para Acento.com.do) *

En cada línea o verso trazado en Prácticas de sueños, la combinación y la yuxtaposición de los conceptos son  de  gran  intensidad.  Me he permitido hacer un estudio en forma sintética, de modo que pueda recoger los conceptos, características y recursos estilísticos trabajados en conjunto. (Miro la obra Prácticas de sueños del Poeta Basilio Belliard como un solo poema, que viene cargado de  reflexión  lógica y compromiso).

La naturaleza enmarcada en cada poema juega un papel imprescindible en el universo onírico, mitológico y metafísico que en conjunto crean los poemas del libro. Los elementos anteriores producen la unidad temática o visión isotópica del texto en su conjunto. En cada poema hay un hilo conductor quedirige al lector  plural o singular, al  misterio de las tinieblas, de lo desértico, de lo incomprensible.  A ver  un insomne poeta tratando en medio de la noche, coser la inspiración que le prohibió  la rutina ceñida o tejida en cada  día soleado, en cada porífera marchita.

El reflejo de un yo escondido recurrente en todo el poemario,  podría  expresarse  como la zapata que conduce a una misión, la de ver en los conceptos  combinados,   una moralina figurada,  oculta en el reproche de la nada o  del cansancio de un yo desesperado.

Empero, como resultado queda  el eco de una prosopopeya abandonada en siluetas de pájaros, una antítesis que conduce al caer, y al creer que está subiendo mientras desciende;  o una  paradoja que sumerge los sentidos en la sublimación del alma, al creer en la nada y también en las circunstancias del todo. Aquí, lo contrario cobra vida y crea  sentidos insólitos, como la rosa en el infierno, o sencillamente, como el fuego junto al hielo.

Lo que dará a luz a la poesía en el cuerpo de la obra  referida,  serán unos conceptos trabajados intencionalmente: el mar, el insomne, el  insomnio «La sombra calva o los intersticio de la sombra». En este último sintagma, se sintetiza,  una tiniebla vacía, sin miedo ni heroísmo,  o más bien  la noche hueca desperdiciada y sin sentido. Así también, el  cielo, la luna,  el mar, y la arena, serán el escenario en donde bailan las palabras que el poeta crea y recrea con deleite, a veces irónico.

El medio físico y las referencias  cósmicas serán la raíz para que se produzca el árbol de Prácticas de sueños. La naturaleza y la sintética expresión de la vida, sin  o con forma, servirán como soporte para el paralelismo  que  emana como río en el poemario. La combinación  de los  conceptos, como la   lluvia, el arcoíris, los pájaros, las mandrágoras, las salamandras, la luna, el cielo, el fuego, el aire, la luz, el silencio, producen un gran dinamismo, trayendo consigo la gracia y un sentido lúdico que contrasta con el ambiente misterioso y onírico que predomina en el texto en su conjunto.

Llama la atención en esta obra, cómo el autor  juega con el conceptoojo, presente en la mayoría de los poemas: «El ojo escruta las sombra»; «Rumor del ojo en absoluta luz solitaria»; «Ojos que pugnan”; «Los ojos de la noche»;  «Los ojos de las valquirias»;  «En el ojo de la luna»; «Los ojos translúcidos»; «Reflejo de ojos»; «Como un cisne le arranca los ojos al sol»; «Miro la marea de mis ojos»; «Ojo que oye,   “La voz del ojo»;  «Rumor del ojo», etc. Todo un universo polisémico expresado con el uso, a veces, equívoco del concepto ojo.

Ahora bien,  Prácticas de sueños, gira en torno a un conjunto de conceptos, de los cuales el autor tiene absoluto dominio, estos no fueron escritos al azar, sino que fueron hilados a la luz de la razón y de una visión filosófica. Aun con  una visión surrealista,  mantuvo los ojos en su pluma y viceversa, dejando claro el mensaje de  que no podemos soñar sin nuestros ojos, y que los ojos permiten el principio y el fin de las cosas.  La vista es la que conlleva al sexto sentido, en una interpretación simple y compleja al mismo tiempo, lo que revela una vez más, el sentido paradójico de la obra.

Prácticas de sueños se caracteriza por el enigma expresado a través de paradojas,  antítesis, incluso por el juego de la parte sensorial o la misma  sinestesia que  coloca sus pies encima de la mayoría de poemas que plasma el poeta Basilio Belliard en su obra. Ejemplo: «Los soñadores tienen sus piel amarga mientras los insomne la tiene avinagrada». La experiencia sensorial plasmada por medio de  la  sinestesia,se ve  como el roble que sostiene la creación en los poemas. Para ser precisa, el tacto, el gusto y la vista, guían la corriente de su inspiración a la  superficie del  mar;  y el olfato solo es un adorno para el olor que emana al concluir esta obra con su poema: «Caracoles mutantes». Cito: «El frente a la línea del mar, nos refugiamos a oler la savia del aire embriagado de espuma». «Aire embriagado», «Savia del aire» son  unas metáforas exquisitas, tanto como “Una membrana dulce frente al cielo estrellado”.

El poemario Prácticas de sueños es el misterio del adiós, de las contradicciones que crean nuevos sentidos. Es también la misteriosa alegría que nos llena toda el alma, por medio de la nostalgia.

_________________________________________________________________________

* Nota: Este ensayo resultó ganador del primer lugar en el Concurso de Ensayos del Taller Literario Pedro Henríquez Ureña del Ministerio de Cultura

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.