El primer hombre

Posiblemente Damien Chazelle sea uno de los directores más aplaudido en los últimos años. Sus dos anteriores películas “Whiplash” (2014) y “La, La, Land” (2016) lo han definido como una de las promesas más importantes de la industria.
Félix Manuel Lora/Acento.com.do - 2 de diciembre de 2018 - 10:00 pm - Deja un comentario

Título original: First Man. Género: Drama. Dirección: Damien Chazelle. Guión: Nicole Perlman, Josh Singer (Libro: James R. Hansen). Reparto: Ryan Gosling, Jason Clarke, Claire Foy, Kyle Chandler, Corey Stoll, Patrick Fugit. Duración: 2 horas 21 minutos. País: USA

Posiblemente Damien Chazelle sea uno de los directores más aplaudido en los últimos años. Sus dos anteriores películas “Whiplash” (2014) y “La, La, Land” (2016) lo han definido como una de las promesas más importantes de la industria.

Tener este sello en su temprana carrera le ha permitido hacer esta película de mayor envergadura como “First Man”, el relato de la odisea del astronauta Neil Armstrong y del proyecto espacial de la NASA para conquistar la Luna.

Aunque Chazelle se aleja un poco de la naturaleza de sus dos anteriores filmes, no obstante, existe una conexión particular al continuar enfocándose en el esfuerzo de un individuo por alcanzar un sueño aparentemente imposible.

Basado en el libro de James R. Hansen, este filme explora el sacrificio y el precio que representó, tanto para Armstrong como para Estados Unidos, en llevar a cabo una de las misiones más peligrosas de la historia.

Más que hacer una oda a la proeza de tal empresa, Chazelle se centra en explorar el lado íntimo del personaje y dejando los intríngulis de la parafernalia operística de la misión en un plano distante, pero no alejado demasiado de las implicaciones que esto le provoca a Armstrong. Su vía es contraria a las posiciones de otros filmes que han relatado epopeyas espaciales como “Apollo 13” (Howard,1995) o “Space Cowboys, (Eastwood, 2000).

Su determinación estética y visual es la de anteponer la figura del personaje principal sobre el espacio dramático en que se desarrolla. Para esto la película se cierra –puedo asegurar que demasiado-, para concentrar la mirada del espectador hacia el astronauta sin que esto desmerite su visión global del filme.

Quizás este es el reto de Ryan Gosling de poder implicar al público con lo que le sucede internamente a su personaje. Gosling puede pecar de ser poco expresivo y así lo ha determinado en sus anteriores películas, pero su interpretación así lo requiere pues se trata del peso de una proeza global recargada en un solo hombre en la que, en su trayectoria, ha tenido también que asumir pérdidas personales.

Asimismo, se retrata a la esposa de Armstrong interpretada por la actriz Claire Foy quien le ofrece momentos específicos, pero no suficientes para desentrañar el valor de la mujer detrás del hombre, la cual comparte parte del peso angustioso de ser la mujer de ese astronauta.

“El primer hombre” es un filme que no busca la sumisión de un público ante tanta sinfonía de planos y efectos sonoros y adecuada realización, más bien ofrece una oportunidad para entender que detrás de cada proeza humana existe la fuerza y voluntad por alcanzar el objetivo, pero también los miedos y las dudas ante el fracaso.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.