Exposición Archivos Fotográficos Inéditos, 1948-1973, de Belkiss Adrover de Cibrán

Foto: Belkiss Adrover de Cibrán. Atletismo Internacional, Plaza de María Pita (Santiago de Compostela, 1964).

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-La Embajada de España en la República Dominicana, la Fundación Imagen 83 y el Museo Bellapart se han unido para realizar el proyecto expositivo Belkiss Adrover de Cibrán. Archivos fotográficos inéditos: 1948 – 1973 cuya exposición será inaugurada el jueves 8 de noviembre a las 7:30 p. m. en la sala de exposiciones temporales del Museo Bellapart.

Belkiss Adrover de Cibrán nació en Baní, en 1918 y falleció en Santo Domingo en el 1995. Hija de Frank Adrover Mercadall, fotógrafo español radicado en la República Dominicana. Fue parte de la primera generación de egresados de la Escuela Nacional de Bellas Artes (1942-1946), se dedicó a la escultura y se le considera la primera escultora nacional.

También se dedicó a la fotografía, expresión artística de la que es pionera en nuestro país. Escritora y conferencista, vivió durante 30 años en España y allí realizó una gran parte de su obra fotográfica, de la que en esta ocasión se han seleccionado 50 obras inéditas para presentarlas al público dominicano.

Fotografía del acto  en homenaje a ABELARDO RODRÍGUEZ URDANETA por el «Ateneo Dominicano» el 23 de julio de  1969, en el 99 aniversario de su natalicio. Aparecen de izq. a derecha: la pintora Ayda Ibarra, Dr. Manuel Fernández Peix, la conferenciante Prof. Belkiss Adrover de Cibrán, el Dr. Julio Jaime Julia, Presidente del Ateneo Dominicano, don Andrés Pérez Garcés y la Sra. Pilar Gómez Rodríguez;  quienes fueron, alumnos unos, amigos y familiares otros, de Abelardo. Ellos, con su presencia hacían del recuerdo, una realidad. Al fondo vemos el retrato de Abelardo presidiendo el acto, a su derecha, el «Caonabo», a su izq., el retrato de Monseñor Meriño, su obra póstuma.
Fotografía del acto  en homenaje a ABELARDO RODRÍGUEZ URDANETA por el «Ateneo Dominicano» el 23 de julio de  1969, en el 99 aniversario de su natalicio. Aparecen de izq. a derecha: la pintora Ayda Ibarra, Dr. Manuel Fernández Peix, la conferenciante Prof. Belkiss Adrover de Cibrán, el Dr. Julio Jaime Julia, Presidente del Ateneo Dominicano, don Andrés Pérez Garcés y la Sra. Pilar Gómez Rodríguez;  quienes fueron, alumnos unos, amigos y familiares otros, de Abelardo. Ellos, con su presencia hacían del recuerdo, una realidad. Al fondo vemos el retrato de Abelardo presidiendo el acto, a su derecha, el «Caonabo», a su izq., el retrato de Monseñor Meriño, su obra póstuma.

Es autora de la monografía Abelardo Rodríguez Urdaneta. Su vida, su obra y sus maestros, publicada en La Coruña, España, en el 1974.

Esta exposición se inscribe en las Semanas de España y PHOTOIMAGEN 2018. La producción de esta muestra ha sido un trabajo conjunto de Ylonka Nacidit-Perdomo, custodia de los fondos de Belkiss Adrover de Cibrán y Carlos Acero Ruiz, director artístico de PHOTOIMAGEN 2018 y curador de la exposición.

Belkiss Adrover de Cibrán, autorretrato. La Coruña, 1973.
Belkiss Adrover de Cibrán, autorretrato. La Coruña, 1973.

Cuenta con los auspicios del Centro de la Imagen, Archivo General de la Nación (AGN), Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), Fundación Blandino y, el Consejo Nacional de Mujeres, Inc. de la República Dominicana,  Induveca y Brugal.  

La exposición estará abierta hasta el 31 de enero de 2019 y cuenta con un programa de actividades complementarias que incluye conversatorios en torno a la fotografía dominicana y la artista expositora así como visitas guiadas. El Museo Bellapart está localizado en el 5to. Piso del edificio HONDA, en la Avenida John F. Kennedy esq. Doctor Luis Lembert Peguero de NACO.

elkiss Adrover de Cibrán. ANHELO. Talla directa en caoba. ©De la fotografía Belkiss Adrover de Cibrán.
elkiss Adrover de Cibrán. ANHELO. Talla directa en caoba. ©De la fotografía Belkiss Adrover de Cibrán.

¿QUIÉN ES BELKISS ADROVER DE CIBRÁN?

Ylonka Nacidit-Perdomo ha expresado que, Belkiss es una Fotógrafa artística y documental, escultora, curadora de arte,  crítica de arte, investigadora, conferencista, escritora y gestora cultural. Nació en Baní, Provincia Peravia. Su padre fue el fotógrafo, pintor y modelador español Frank Adrover Mercadall (1861-1924) natural de Mehón, Menorca, y su madre la banileja  Edelmira Féliz y Objío (1872- 1951), nacida en San José de Ocoa, que se dedicaba a la alta costura.

Belkiss Adrover © Atilano Sánchez, 1938
Belkiss Adrover © Atilano Sánchez, 1938

Adrover de Cibrán obtuvo  diploma de Maestra Normal, y estuvo entre las alumnas fundadoras de la Escuela Nacional de Bellas Artes, egresando como Profesora de Dibujo en 1946, recibiendo enseñanza de Manolo Pascual, Celeste Woss y Gil, José Gausachs, George Hausdorf, Dr. M. Cabral N., José Vela Zanetti, Ernesto Lothar, Dr. Oscar Robles Toledano  y el Ing. José A. Frómeta.

Juan Cibrán (prometido de Belkiss) y Belkiss Adrover © Atilano Sánchez, Parque Ramfis,  Ciudad Trujillo, 1938.
Juan Cibrán (prometido de Belkiss) y Belkiss Adrover © Atilano Sánchez, Parque Ramfis,  Ciudad Trujillo, 1938.

Fue condiscípula de Marianela Jiménez, Elsa Gruning, Alma Delgado Conde, Francia Bonnet y Gladys Fiallo. Concurrió en esta época a las exposiciones de fin de año de dicha escuela desde 1943 a 1946, así como a las colectivas El Paisaje Dominicano (1947), y a la Exposición de Río de Janeiro invitada por el Comité Brasileño de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) en 1948, entre otras.

Adrover de Cibrán participó en la VI y VII Bienal de Artes Plásticas en agosto de 1952 y 1956, respectivamente. En 1955, en ocasión de la Primera Exposición Pictórica Femenina Nacional; hizo el primer inventario conocido de pintoras dominicanas y extranjeras residentes en el país, llevándose a cabo la exhibición bajo su coordinación en los Salones de la Galería Nacional de Bellas Artes bajo el auspicio de la sociedad cultural y católica ÁBSIDE, a un costo total de RD$ 27.47. Anteriormente, había organizado para esta misma entidad las muestras de Arte Católico en 1952, 1953 y 1954 en colaboración con María Ibarra de Victoria. En 1952 participó  con cuatro óleos: Un  Alma Blanca, Patio de la Iglesia de Santa Bárbara, El cruceiro y Capilla del Rosario (Primera de América).

En el Catálogo de la VII Exposición Bienal de Artes Plásticas, auspiciada por la Secretaría de Estado de Educación y Bellas Artes,  y celebrada en la Galería Nacional de Bellas Artes, en la Sección de Escultura se reseña que concurrieron ocho artistas de esta especialidad (Belkiss Adrover de Cibrán, Hipólito de la Cruz, Mario Cruz, Orlando Felipe de la  Cruz, Antonio Prats Ventós, Joaquín Priego, Antonio Toribio y Federico Villanueva). La obra de Adrover de Cibrán, la Número 52, era una talla en caoba titulada Tesoro.

En Santiago de Compostela  fue alumna del escultor gallego Francisco Asorey en la talla de madera. Tuvo además una estrecha amistad con los escultores  Manuel Malingre Lamas (Manolo), quien también era tundidor de bronce y José María Acuña López. En España tuvo estancia en Madrid y Barcelona, y vivió en diversas etapas en La Coruña, en Vimianzo-Javiña, por espacio aproximadamente  de treinta años. Fue miembro de la Sociedad Fotográfica de la Coruña. Hacía sus trabajos de revelados y laboratorio en Foto Blanco o en Fotos Torres. Posteriormente regresó a Santo Domingo para establecerse, definitivamente en su patria, en 1981. En España escribió dos ensayos monográficos sobre Rosalía de Castro y Concepción Arenal (inéditos), ambas escritoras de mediados del siglo XIX.

Es autora y pionera de la primera monografía escrita sobre un artista visual en la República Dominicana. Su obra  sobre el escultor, pintor y fotógrafo Abelardo Rodríguez Urdaneta (1869-1933) titulada Abelardo Rodríguez Urdaneta: su vida, su obra y sus maestros (La Coruña: Grafinsa, 1974), 359 pp.  e ilus., es una obra de referencia y consulta para investigadores nacionales e internacionales. Al momento de su fallecimiento dejó una amplia bibliografía sin publicar de estudios de investigación en  torno a escultura y crítica, así como sobre los artistas Rembrandt, Rodin, Ángel Perdomo Luego, entre otros.

Sobre Abelardo, Belkiss Adrover de Cibrán ha expresado: «Su vigencia, su vigor, lo fue, lo es, y lo será en la historia de las Artes Visuales dominicanas. El fue un precursor. Un artista polifacético de calidad, difícil de superar». En ocasión del Centenario de Nacimiento de  Rodríguez Urdaneta, Adrover organizó una Exposición de las principales obras del artista, prestadas por instituciones privadas, universidades, museos y coleccionistas, en la Galería Nacional de Bellas Artes, en el Salón de los Precursores.

Adrover de Cibrán, al decir de Myrna Guerrero y Danilo de los Santos es  «considerada como la primera escultora dominicana» en «Registro de las artistas visuales de la República Dominicana»  en Mujer y arte dominicano Hoy. Homenaje a Celeste Woss y Gil (Santo Domingo: Grupo E. León Jiménes, 1995:135)

En una reseña publicada en el diario El Caribe con el título «Una exposición pictórica femenina» (20-III-1955,11), bajo la firma del profesor de nacionalidad rumana Horia Tanasescu (1920-1967) se destaca que: «Para celebrar el decimoquinto aniversario de su fundación y ofrecer su contribución a los actos culturales especiales en este año conmemorativo, la Agrupación Católica ÁBSIDE acaba de inaugurar en la Galería de Bellas Artes una exposición pictórica femenina […]. Organizada por la señora Belkiss Adrover de Cibrán –quien ha asumido también la no fácil tarea de reunir más de 55 obras firmadas por 21 pintoras, desde las alumnas de distintas academias y aficionadas autodidactas, hasta las profesionales del pincel- esta exposición da una idea bastante clara del eco que despierta el arte en el mundo femenino dominicano […]. Entre las novedades más dignas de subrayar se debe contar una escultura de Belkiss Adrover intitulada Anhelo y que representa probablemente la primera talla directa en madera ejecutada por una artista dominicana».  

La obra fotográfica de Belkiss Adrover requiere un estudio y  especial atención. Para hablar de ella es necesario recordar la idea  expresada por Paul Delaroche de que es preciso «que el artista obligue a la naturaleza a pasar a través de su inteligencia y de su corazón». En tal sentido estamos ante una obra reducida al muro-el cielo-y el agua, a los diferentes tipos de  luz difusa, donde predomina un closeup fotográfico como si fueren vistas a través de una ventana o desde un edificio próximo al objeto captado, donde la faja del cielo es el escenario impresionista para crear su estética.

Adrover  escribió en una de sus monografías de crítica que: «La historia del arte está llena de nombres incomprendidos, fustigados y rechazados […]. Las obras de arte son el reflejo de la época en que les tocó nacer, ellas representan los valores del espíritu de ese momento histórico, por eso al querer desentrañar la vida y la obra de un artista […], necesariamente tenemos antes que comprender el momento histórico que le tocó vivir (…). El arte  sintetiza la hora en el que nació, si los tiempos fueron violentos, luchas fratricidas o de clamores de libertad, el artista se ve arrastrado por la vorágine de su época […]».

encuesta

¿Cree usted que la JCE mantiene bajo control a los precandidatos y a los partidos?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.