Escribe Ylonka Nacidit-Perdomo: Diccionario Storni

Foto: Portada parcial del Diccionario Storni

«Amor: Ay, el amor no es juego que arregle desazones. O. //… la endiablada punta con que carne mortal hieres y engañas. M. S. P. //… un día soñé un amor como jamás pudiera soñarlo nadie, algún amor que fuera la vida, toda la poesía. L. //…yo nací para el amor. O.»

A veces se hace irremediable  amar; crear un inventario de palabras indispensable  para dejar de estar en tensión  con el mundo soñado. El amor –dicen-  se  respira, y  se siente, y acaso se las arregla para mostrarse, a ratos, como un  encuentro donde conjurar  ligaduras entre la mirada y el cuerpo. A fin de cuentas, es  lo que más se acerca a una flecha o  a una cesta donde se encuentran los manjares del placer.

Alfonsina Storni

Las poetas líricas hispanoamericanas  del siglo XX se sirvieron  del amor para escribir, y ceder  a la  emoción, a la inconsciencia, a la absoluta “idiotez”,  a un “descontrol” onírico. Sin embargo, ahora no sé si también entregarse (de manera incomprensible)  a ese engaño que elegimos, sentido como intenso  fuego  y necesidad de aliento o aire para respirar, para jugar en la inmensidad de sus aguas.

Otras  veces es desesperante  el afán de amar o sentir el amor,  y solo basta, entonces, suplicar a las antagónicas fuerzas (de los opuestos)  abandonarse  a ese deseo perseguido que continuamente se hace un abismo. Muchas  mujeres lo disfrutamos  desde el inmóvil silencio de los labios,  o nos  aventuramos a la falsa plenitud creyéndolo eterno. Otras  han sido insensatas cuando se queman  en solitario dando vueltas,  queriendo que la persona  amada  sea un yo idéntico al suyo. Lánguidas, las demás, se subordinan al temblor de la pasión, y es como si la lluvia se hiciera la única vestidura para su  desnudez.  Entonces, el amor se hace odio, codicia, un encargo libre para ir detrás del viento, del fuerte viento. Es entonces cuando nos embriaga  «la sed  divina» de la cual escribió Alfonsina Storni (1892-1938) unos versos, al  imaginar el mundo en el no-mundo,  congregándose en el  desafío del todo o el exceso de querer.

Ya lo escribió ella que: «La sed divina: … contenida entonces, me pulió el alma… // este cansancio amargo, este silencio de alma en que me escucho, este dolor mortal en que me abismo, esta inmovilidad del sentimiento ¡que  sólo salta, bruscamente, cuando nada es posible! L. »

Ávida de amor estuvo Alfonsina, sobrecogida en la angustia de conocer su destino, de hacer de su alma una cárcel en la cual no pudo engañarse, puesto  que  la muerte es tan cierta  como el amor cuando se pierde, siendo sus únicos auxiliadores los versos  para invocar, para comprender la estocada del peligro inminente de perderlo todo.

Es ahora cuando comprendo que, el amor tiene sus códigos y sus maneras más aun cuando aflige, cuando despierta temores, y guarda secretos a las sombras de las dudas, y es ese el que más se cumple, el que arrebata las alegrías, al que la memoria no otorga el favor del olvido. Las cuestiones de amor se suceden día tras día, se recriminan,  se arruinan, y se lamentan, y se cosifican en palabras.

El 17 de febrero de 1924, en la plenitud de la grandeza creativa  de Alfonsina Storni, la revista dominicana La Cuna de América en su número 32 publicó  un poema-símbolo de ella,  que  quizás causó revuelo, ya que nos transmite una conciencia sobreexcitada, una emoción inmediata, una belleza en disputa entre la palabra y la imagen,  escrito a una persona amada, donde la poeta dejaba de lado la piel, los espejos, el disimulo de fragilidad, y sólo hacía de su voz un instrumento de delicadeza para hacer de su verdad un  arte poética.

Era este poema «La Caricia perdida» en el que cantaba con osadía  a la seducción femenil, al «derecho de importunar» de  las mujeres,   estando a disposición de la tentativa de un amor pasajero y fugaz, maravilloso,  que demora en llegar o en anclarse entre las piernas, procurando  un estado de goce perfecto, aun cuando ella especule en quién será.

El dulce daño (1918)

Se me va de los dedos la caricia sin causa,

se me va de los dedos… En el viento, al pasar,

la caricia que vaga sin destino ni objeto,

la caricia perdida ¿quién la recogerá?

Pude amar esta noche con piedad infinita,

pude amar al primero que acertara a llegar.

Nadie llega. Están solos los floridos senderos.

La caricia perdida, rodará… rodará…

 

Si en los ojos te besan esta noche, viajero,

si estremece las ramas un dulce suspirar,

si te oprime los dedos una mano pequeña

que te  toma y te deja, que te logra y se va.

 

Si no ves esa mano, ni esa boca que besa,

si es el aire quien teje la ilusión de besar,

oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,

en el viento fundida, ¿me reconocerás?

 

En ocasión del centenario del poemario El dulce daño (1918) de Alfonsina Storni, y del 80º aniversario de su fallecimiento,  presentamos a los lectores del medio periodístico digital Acento.com.do, la  primera edición virtual  del Diccionario Storni [1] para  ser descargada de manera gratuita en formato PDF, recreado con imágenes correspondientes a impresiones  de libros  ilustrados en  las tres  primeras décadas del siglo XX  por  Fontanals, Marco, Enrique Ochoa, Juan Vila, André Margat, A. Liezen Mayer, R. Seitz y A. Schmitz, Gaspar Camps, Joseph Moja et Angelus Vivanco  para las imprentas de  José Poveda, Juan Pueyo,   Helénica y  Torrent de  Madrid; la Tipografía Católica, Tipografía Yagües  y la Editorial «Mundo Latino», de Madrid;  la Casa Editorial Maucci y la Editorial Artística Española de Barcelona, y Editions de «La Caravelle».

NOTA

[1] Las obras originales de la escritora argentina Alfonsina Storni (1892-1938) son de dominio público, luego de transcurrir 70 años de su muerte.

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí