Dos dominicanas están presas en Italia, aisladas y enfermas, denuncia su familia

“Yulisa, que es la menor de las dos, conoció por Internet a un italiano, que se llama Mimmo Di Noia, con estableció una relación y luego se casaron y él se la llevó para allá”
Servicios de Acento.com.do - 6 de diciembre de 2018 - 4:00 pm - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Dos hermanas dominicanas están presas en una cárcel de Italia, aisladas y sin que se les permitan visitas, denunciaron sus familiares en República Dominicana y pidieron la ayuda del Ministerio de Relaciones Exteriores y del propio presidente Danilo Medina.

Las dominicanas presas en Italia son Evelin y Yulissa Aguasviva Martínez, de 25 y 26 años, respectivamente, nativas de San Cristóbal, quienes, de acuerdo a la versión de sus parientes, llevan seis meses presas, lo que les ha provocado problemas de salud.

Yulissa Aguasvivas

Yulissa Aguasvivas

La familia cuenta con el apoyo de las entidades Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Desacatados (AFAMIDESA) y la Defensoría de los Derechos Humanos de los Inmigrantes (DEDEDÍN), que divulgaron la información.

El padre de las jóvenes, Salvador Martínez, dijo que la situación es preocupante, ya que están solas en esa nación europea sin familiares que las auxilien.

Evelin Aguasvivas

Evelin Aguasvivas

“Yulisa, que es la menor de las dos, conoció por Internet a un italiano, que se llama Mimmo Di Noia, con estableció una relación y luego se casaron y él se la llevó para allá”, expresó.

Señaló que a pesar de que procrearon una hija, el extranjero la ha abandonado en la cárcel, debido a que están divorciados, y que ‘anda huyendo con la pequeña’.

Dijo que no tiene informaciones precisa de los motivos por los que sus hijas están presas en esa nación, por lo que pide al canciller Miguel Vargas Maldonado ordenar a la embajada dominicana en ese país investigar el caso.

“Yo pido que el caso se investigue, porque mis hijas son muchachas de bien que cuando estaban en este país se dedicaban a predicar el evangelio”, expresó.

Agregó que no tiene recursos para por vía propia investigar la situación de sus hijas y que teme por sus vidas.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.