José Antonio Rodríguez aclara auditoría a su gestión y el reporte que hizo Acento

Servicios de Acento.com.do - 6 de diciembre de 2018 - 7:00 am - Deja un comentario
Foto: José Antonio Rodríguez, ex ministro de Cultura (2012-2016)

El ex ministro de Cultura José Antonio Rodríguez, establecido en París como representante de la República Dominicana ante la UNESVO, desmintió la interpretación que se hizo en una reciente publicación en Acento de la auditoría realizada por la Cámara de Cuentas a su gestión entre los años 2012 y 2016.

Aclaró en su carta que las partidas correspondientes a alimentos y bebidas se corresponden con las dietas otorgadas a todo el personal de Cultura, 2,186 empleados a los cuales se le otorgaba dieta por disposición del ministerio. También aclaró lo relacionado a la cantidad de viceministros, diciendo que se trató siempre de disposiciones presidenciales y no del ministro, que carece de esa potestad, y dijo que las llamadas irregularidades que se reportan no fueron calificadas como tales por los técnicos de la Cámara de Cuentas.

A continuación la carta del ex ministro de Cultura:

París, Francia      

3 de diciembre de 2018

Señor
Fausto Rosario Adames
Director
Acento.com.do

Estimado Fausto, apreciado amigo:

Me permito escribirte, para hacer  las precisiones y correcciones necesarias al artículo que publicase Acento.com el pasado 30 de noviembre, relativo a mi gestión como Ministro de Cultura.

  1. Lo publicado

Recientemente, en un artículo del periódico Acento se cuestionó mi gestión al frente del Ministerio de Cultura, durante la gestión 2012-2016. Fiel al l principio de transparencia, responsabilidad, integridad y de rendición de cuentas, me permito informarle, justificarle y precisarle lo que a continuación indico en relación con cada una de las cuestiones denunciadas erradamente.

2. Las partidas correspondientes a alimentos y bebidas

Los gastos incurridos en “alimentos y bebidas” corresponden a tres años de gestión, durante los cuales, observando la disposición presidencial relativa a la alimentación del personal del Estado (2013), el Ministerio de Cultura suministraba una dieta a 2,186 empleados que integraban su nómina.

De igual manera, se proporcionaba una dieta a trabajadores de los equipos de soporte y, muchas veces, a los participantes de las múltiples actividades organizadas por Cultura a través del territorio nacional, siguiendo su mandato fundacional.

Los 42 millones de pesos que el autor del texto atribuye erróneamente al 2014, corresponden a tres años de suministro del almuerzo del personal de Cultura. Si dividimos esa cantidad entre 2,198 empleados y los 762 días laborales a los cuales aplica, el costo diario por persona no excede los 25 pesos.

Como se puede observar, ese modesto gasto no representa, en modo alguno, un costo elevado y, mucho menos, constituye un derroche. Por el contrario, se trata de una cantidad bastante económica con relación a lo que actualmente cuesta un plato de comida en el país.

Asimismo, dependiendo del horario de la actividad, se suministraba el almuerzo y la cena del personal de apoyo de las actividades, el cual usualmente no percibía remuneración por su colaboración. Entre éstas: i) las iniciativas en el marco del Carnaval Nacional y de su versión Infantil, incluyendo a los integrantes de las comparsas provinciales; ii) la Feria Internacional del Libro y las múltiples actividades realizadas durante las dos semanas de duración de este magno evento literario y cultural, que requería más de dos mil personas, en su mayoría estudiantes; iii) los festivales de teatro, en los cuales los actores y el personal técnico responsable del montaje de las obras recibían dieta durante los siete días del referido festival; y, iv) las ferias regionales del libro, donde participan las delegaciones de las provincias de la región.

En ese orden, la partida de bebidas NO incluye alcohol, sino agua, jugos y refrescos, como revela un análisis más detallado de las partidas. Ello debido a que implementé la prohibición de adquirir bebidas alcohólicas.

3. La cantidad de viceministros y secretarios

Otra inexactitud de la publicación aparecido en su periódico consistió en atribuirme la designación de una cantidad de viceministros y secretarios de Estado superior a la autorizada por la Ley, arrastrada desde 2007. Lo primero que cabe recordar es que la ley establece un máximo de viceministros, quienes son designados por decreto del Poder Ejecutivo, no por el Ministro. En 2014, el señor presidente de la República designó los seis viceministros que ordena la Ley y éstos ejercieron a cabalidad sus funciones; de su lado, los cinco sub-secretarios realizaban su trabajo en la región correspondiente y con funciones específicas, cada una de las cuales surtieron los efectos deseados en el plan de gobierno. 

4. Las supuestas “irregularidades”

Otro desacierto en la publicación concierne a las supuestas “irregularidades financieras y de compras”. El empleo de esta desafortunada expresión resulta erróneo, ya que la auditoría, así como aquellas realizadas por la Cámara de Cuenta durante los años 2012 y 2014 NO MENCIONAN LA PALABRA IRREGULARIDAD. Del manejo pulcro y eficiente de los recursos del Ministerio a mi cargo hablan precisamente las auditorias de la Cámara de Cuentas, para cuya comprobación puede acudir cualquier ciudadano a dicha entidad o a través de su portal. 

5. Los pasajes aéreos 

La lectura equivocada también valora como excesiva la partida destinada a pasajes aéreos, atribuyéndoles incorrectamente a los funcionarios. Durante mi gestión, los pasajes fueron adquiridos a través de la Unidad de Viajes de la Presidencia de la República, quien era que los autorizaba y estos se destinaron a los invitados internacionales. Personalidades de reconocido prestigio internacional visitaban el país para participar en nuestros eventos, como la Feria Internacional del Libro, el Festival Internacional del Teatro y los intercambios culturales, literarios necesarios para la difusión de lo que somos y hacemos y para fortalecer la gestión cultural en nuestro país..

6. Facturas de teléfonos, celulares y líneas fijas 

Esta partida de teléfonos, celulares y líneas fijas se encuentra por debajo de la media nacional. Debemos recordar que Cultura tiene representación en las 32 provincias, tiene un Comisionado de Cultura en Estados Unidos, tiene un contacto permanente con la representación de la República en la Unesco, de cuya secretaría nacional ejercer la presidencia, está integrado a foros internacionales y particularmente centroamericanos y del caribe, en el ámbito de la cultura, de los cuales participa activamente y participar permanentemente en actividades que se organizan a través del territorio nacional, en New York y otras ciudades del mundo, ligadas al trabajo cultural que se realiza en República Dominicana.

7. Partida correspondiente a la Seguridad

Los 14 millones de pesos desembolsados en seguridad militar que alega la publicación como excesiva se destinaron a la protección de los locales gestionados por Culturas (oficinas regionales, museos, centros culturales, teatros, escuelas musicales y otros), así como para la vigilancia de las múltiples actividades organizadas por el Ministerio, no para la vigilancia de funcionarios.

Esta cifra resulta modesta al considerar la cantidad de locales e instituciones –mas de 84- que posee el Ministerio para desempeñar a cabalidad sus funciones. Asimismo, la diversidad de las actividades, muchas de proyección internacional.

8. La alegada inobservancia

En cuanto a la alegada inobservancia de 81 millones de entradas presupuestarias no registradas como ingreso, las erogaciones correspondientes a ese monto se remitieron a la Cámara de Cuentas con el debido soporte documental exigido por la Ley. Bastaría con pedirlo a dicha entidad para verificarlo.

9. Gastos de combustibles

Finalmente, se erogaron 44,800,000 en combustible durante los tres años de mi gestión. Es decir, 1.25 millones mensuales para un Ministerio con 32 dependencias distribuidas a través de la geografía nacional, sin olvidar su rol en la organización de múltiples eventos culturales de proyección y participación nacional.

Para concluir, apreciado amigo, me reitero en la mejor disposición de responder a cualquier inquietud, ya que entiendo que la transparencia es un requisito fundamental de la buena gestión pública, imprescindible para la consolidación de nuestras instituciones y, por tanto, de nuestra República.

Sin otro particular por el momento, te saluda,

Afectuosamente,

José Antonio Rodríguez Duvergé

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.