The Wall Street Journal afirma que la crisis de salud de Venezuela está cruzando la frontera

Foto: Fuente externa/Venezolanos se relajan en el área social del centro de refugiados Casa de Acolhida Santa Catarina en Manaos. BRUNO KELLY FOR THE WALL STREET JOURNAL

REDACCIÓN INTERNACIONAL (Versión en español en traducción libre de Iván Pérez Carrión *).-Un reportaje de Luciana Magalhaes y Juan Forero, del periódico estadounidense The Wall Street Journal, publicado el 31 de octubre, resalta que la crisis del sistema de salud de Venezuela ya está repercutiendo en otros países de América Latina.

El reportaje, fechado en Manaos, Brasil, indica que el contagio de la crisis económica de Venezuela está comenzando a extenderse a los países vecinos, no financieramente, sino literalmente, en la forma de enfermedades potencialmente mortales transmitidas por millones de refugiados.

Expone que el colapso del sistema de salud de Venezuela ha convertido lo que una vez fue la nación más rica de América Latina en una incubadora de malaria, fiebre amarilla, difteria, dengue y tuberculosis, así como el virus que causa el SIDA, dijeron a The Wall Street Journal funcionarios médicos de Brasil, Colombia y Venezuela.

Detalla que las enfermedades, muchas de las cuales se habían considerado casi erradicadas, ahora están surgiendo más allá de las fronteras de Venezuela, incluso en esta ciudad amazónica a 600 millas de distancia.

Recuerda que a principios de este año, Elainy Portela observó con alarma cómo el sarampión reaparecía con intensidad. Las llamativas erupciones rojas cubrieron a seis niños cerca de su casa en Manaos, justo al lado de la carretera utilizada por los venezolanos que escapaban de la miseria en su casa.

La enfermedad altamente contagiosa fue declarada vencida aquí hace 18 años. En marzo, la ciudad tuvo cuatro casos posibles. Pero a principios de octubre, había cerca de 1,000 personas con sarampión aquí y aproximadamente 2,000 en total en este estado, Amazonas, y en el vecino Roraima, todos originados con venezolanos infectados que cruzaron a Brasil, dijo el Ministerio de Salud. Doce personas han muerto.

A Elainy Portela le preocupa que su hija Manuela, de 18 meses, esté expuesta a enfermedades transmitidas por refugiados venezolanos en su ciudad natal de Manaos, Brasil.) BRUNO KELLY FOR THE WALL STREET JOURNAL
A Elainy Portela le preocupa que su hija Manuela, de 18 meses, esté expuesta a enfermedades transmitidas por refugiados venezolanos en su ciudad natal de Manaos, Brasil.) BRUNO KELLY FOR THE WALL STREET JOURNAL

 «Entiendo que los venezolanos no vienen aquí por elección propia, pero también debemos pensar en nuestra propia protección», dijo la Sra. Portela, quien se preocupa por su hija de 18 meses debido a su inclinación por abrazar a extraños. «Me da miedo».

El sarampión ya se está propagando más allá de la Amazonia brasileña a otros estados brasileños, así como a Colombia, Perú y al sur de Argentina, según informes recientes de la Organización Panamericana de la Salud. Otras enfermedades que atraviesan las comunidades en Venezuela ahora están cruzando fronteras y planteando preocupaciones entre las autoridades de salud tan lejanas como EE. UU.

«Las personas que se ven obligadas a salir del país sin la atención médica adecuada pueden transmitir un millón de cosas diferentes, o tienen el potencial de desencadenar un brote que nadie puede predecir, pero que finalmente ocurrirá», dijo la Dra. Irene Bosch, científica investigadora que ha estudiado enfermedades infecciosas en Colombia y Venezuela con los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. «Es un estado de tormenta perfecta para una situación médica catastrófica».

En Venezuela, una economía en colapsada que se ha contraído a la mitad desde 2013 ha provocado hambre generalizada, apagones y escasez de servicios básicos, como el suministro de agua. Una vez líder en las Américas en la prevención de enfermedades, el país ha visto cómo su sistema de atención de salud pública se deteriora hasta el punto en que los hospitales no pueden proporcionar servicios básicos ni medicamentos.

Los funcionarios de salud en muchas partes de Venezuela ya no ofrecen a los niños el ciclo completo de vacunas que antes se administraban, dicen los médicos en Venezuela. Y hace mucho tiempo el gobierno redujo las campañas para fumigar contra los mosquitos portadores de enfermedades.

La propagación resultante de enfermedades infecciosas en Venezuela ha afectado a los médicos que han observado, impotentes, cómo la cantidad de personas afectadas en ese país empequeñece la cifra de los vecinos de Venezuela.

“En Venezuela hay al menos tres epidemias en acción: sarampión, difteria y malaria. La crisis es grande», dijo el Dr. Alejandro Risquez, quien enseña medicina en el Hospital Universitario de Caracas y es un experto en enfermedades infecciosas y programas de vacunación. Señaló que incluso hay epidemias concurrentes, con personas que sufren más de una enfermedad contagiosa al mismo tiempo.

El presidente Nicolás Maduro y sus principales asesores niegan que el sistema de atención médica esté en aprietos y acusan que los críticos están inventando historias de horror para justificar una intervención extranjera.

Cruzando la frontera

El derrumbe del sistema de salud de Venezuela ha convertido lo que una vez fue la nación más rica de América Latina en una incubadora de sarampión, malaria y difteria. Ahora esas enfermedades se están propagando.

Los médicos que han expuesto públicamente el estado de salud pública han sido despedidos y amenazados con ser arrestados. El gobierno dejó de publicar regularmente estadísticas de salud y mortalidad en 2015, a excepción de una publicación rara el año pasado de un boletín del Ministerio de Salud que mostraba que la mortalidad infantil y materna se había disparado. No se respondieron las llamadas ni a los correos electrónicos en los que se solicitaba información a las autoridades de salud del gobierno de Maduro

«Aquí hay un secreto total», dijo la doctora María Alejandra Rosas, infectólogo y pediatra del Hospital Central de la ciudad venezolana de Valencia. «Hay un apagón epidemiológico para callarnos, por lo que la información no sale».

Las ramificaciones del grave estado de los servicios de salud en Venezuela son evidentes en las salas de emergencia y los puestos médicos del norte de Brasil y el oeste de Colombia, donde llegaron por primera vez muchos de los 2,3 millones de venezolanos que han huido del país desde 2014.

Una refugiada venezolana, María Alexandra, de 6 años, vive en un centro administrado por la Iglesia Católica en Manaos, Brasil. BRUNO KELLY FOR THE WALL STREET JOURNAL
Una refugiada venezolana, María Alexandra, de 6 años, vive en un centro administrado por la Iglesia Católica en Manaos, Brasil. BRUNO KELLY FOR THE WALL STREET JOURNAL

En la ciudad fronteriza de Pacaraima, en Brasil, una población de 16,000, aproximadamente 180 de los aproximadamente 700 venezolanos que cruzan en el país diariamente hacen fila para recibir vacunas gratuitas en un pequeño puesto de salud.

Llevando sus pertenencias mundanas en bolsas de basura o maletas con ruedas, muchos de los venezolanos llegan buscando tratamiento. Los miembros de las comunidades indígenas de Venezuela son especialmente vulnerables y difíciles de cuidar. Algunos han huido de funcionarios de salud brasileños, temerosos de las agujas y los hospitales, dijeron los funcionarios.

«Llegan desnutridos, débiles, y solo entonces descubrimos que están enfermos», dijo Sandra Palomino, coordinadora de un centro que atiende a los inmigrantes indígenas.

Javier Pérez, de 34 años, llegó de Venezuela el año pasado con tuberculosis, pero no sabía qué era su dolorosa tos hasta que los médicos brasileños lo examinaron. Para entonces, había transmitido la enfermedad a sus hijos gemelos, que habían nacido en Brasil. Uno murió.

«Comenzó como gripe, con tos y sangre», dijo el Sr. Pérez, hablando en un refugio para indígenas venezolanos en Boa Vista, capital del estado de Roraima, donde había niños con sarampión y varicela.

En la ciudad fronteriza de Cúcuta, Colombia, Yendy Pereira, de 24 años, llegó de Venezuela con sus hijos. El hijo de la Sra. Pereira, César, de 3 años, y la niña de 4 años, Estafani, no habían recibido vacunas contra la tuberculosis y el tétanos, pero ella conocía a las autoridades colombianas y los grupos de ayuda que vacunan a los venezolanos.

«Le dije a mi esposo, ´hagámoslo por los niños´», dijo. «La razón principal fue por las vacunas, eso, y el alimento para ellos».

En un día normal en el hospital principal sobrecargado de Cúcuta, el Erasmo Meoz, hasta el 40 % de las personas que buscan asistencia en la sala de emergencias son de Venezuela, dicen las autoridades del hospital. Algunos tienen la tos de la tuberculosis, mientras que otros tienen malaria.

Cada vez más, los médicos ven pacientes con VIH, como Génesis Carmen Moreno, de 27 años. Se acostó una tarde reciente en una camilla en la sala de emergencias del hospital y contó cómo la habían llevado a Colombia para poder recibir los medicamentos antirretrovirales en los que no podía entrar a su ciudad natal, Maracaibo. Cuando estaba sana, pesaba 180 libras y la Sra. Moreno había bajado a 79.

«Hubiera durado un poco más, unos pocos días más, allá en Venezuela», dijo Moreno, mostrando una foto de sí misma antes de enfermarse. «Me habría muerto porque podía sentir las cómo perdía fuerza”.

Los médicos advierten que la situación no mejorará pronto, ya que el éxodo de los venezolanos a los países vecinos está cobrando impulso. El gobierno de Colombia estima que se espera que lleguen a ese país entre 1,8 y 4 millones de venezolanos para el 2021.

Mientras que los médicos en Colombia han estado lidiando con los venezolanos infectados, es aquí en el norte de Brasil donde la rápida propagación del sarampión ha sido particularmente pronunciada.

Una mañana reciente, en un pequeño hospital en Pacaraima, en la frontera con Venezuela, niños venezolanos y sus padres, enfermos de sarampión y malaria, se sentaron juntos en una pequeña sala de espera mientras un joven médico los atendía.

«Creemos que este tipo de cosas solo suceden en África», dijo la Dra. Jessica Almeida, mientras señalaba a una mujer venezolana casi esquelética que yacía en una cama. Había perdido más de 65 libras, y el Dr. Almeida dijo que debían realizarse pruebas para determinar exactamente a qué se debía.

El médico también se ocupó de un bebé venezolano, Valery, que había corrido atravesando la frontera, con manchas por todo el cuerpo, un signo de sarampión. Lloraba incontrolablemente, mientras su madre trataba de calmarla.

«Hay muchas enfermedades en el lugar de donde venimos», dijo la madre, Katherine Bellezia, de 24 años, quien estaba considerando quedarse en Brasil por el bien del bebé.

(* Samantha Pearson en Manaos, Brasil, y Maolis Castro en Caracas contribuyeron con este artículo. WWW.WSJ.COM)

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.