Enfermo de gravedad graba su muerte y critica prohíban eutanasia y suicidio asistido

"Me parece indignante que en este país no esté legalizado el suicidio asistido y la eutanasia. Me parece indignante que una persona tenga que morir sola y en la clandestinidad. Me parece indignante que tu familia se tenga que marchar de casa para no verse comprometida en el tema y acabar en la cárcel", lamenta el enfermo
Servicios de Acento.com.do - 6 de abril de 2017 - 11:13 am - Deja un comentario
Foto: Periódico El Mundo/José Antonio Arrabal, se cansó de sufrir y buscó la libertad con la muerte.

MADRID, España.-Como un derecho la libertad y en protesta porque no se permita la muerte libremente a quienes sufren enfermedades terminales, el ciudadano español José Antonio Arrabal decidió suicidarse y grabar en un vídeo los hechos.

El diario El País, de España  informó que el propio Arrabal explicó al público su decisión comenzando con estas palabras: “Si estás viendo este vídeo, es que he conseguido ser libre”.

El periódico explica que José Antonio Arrabal, enfermo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) falleció el pasado 2 de abril solo en su casa de Alcobendas (Madrid) tras ingerir una mezcla letal de fármacos.

“Ya no puedo ni levantarme de la cama ni acostarme, no puedo darme ni la vuelta. No puedo vestirme, desnudarme. No puedo limpiarme. No puedo comer ya solo. Cuando te diagnostican la ELA, te dan la sentencia de muerte tal cual“, señala Arrabal en una noticia publicada por el diario El Mundo, de España. José Antonio Arrabal tenía 58 años, estaba casado y era padre de dos hijos.

A continuación sus palabras y el vídeo, tomados de el diario El País:

Me parece indignante que en este país no esté legalizado el suicidio asistido y la eutanasia. Me parece indignante que una persona tenga que morir sola y en la clandestinidad. Me parece indignante que tu familia se tenga que marchar de casa para no verse comprometida en el tema y acabar en la cárcel”, lamenta el enfermo, que no tendría que hacer un suicidio asistido solo” por su cuenta, sino que recibiría una medicación recetada por un profesional y moriría dulcemente.

“Recuerda, hoy soy yo, pero en un futuro pueden ser tus abuelos, tus padres, tus hermanos, tus hijos, tus nietos o tú. Piénsalo”, señala Arrabal momentos antes de tomar una medicación que, en primer lugar, le sumió en un profundo sueño y, posteriormente, le provocó una parada cardiorrespiratoria.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.