Doulas: para un parto más seguro y memorable

“El proceso de parto puede ser doloroso y traumático para muchas embarazadas, pero las que cuentan con el apoyo de una Doula vivirán una experiencia más segura y memorable”.
Servicios de Acento.com.do - 6 de diciembre de 2017 - 6:00 pm - Deja un comentario

Doula es una palabra griega que significa “sirviente de la mujer”; en la actualidad es una persona que proporciona apoyo emocional, físico y educativo a mujeres en el embarazo, el parto y el puerperio. Su propósito principal es ayudarlas para que ese proceso sea más humanizado y digno, reduciendo la violencia obstétrica y las prácticas dañinas.

Las Doulas no cuentan con una formación académica regulada, pero si con una específica basada en evidencia científica que abarca conocimientos básicos sobre fisiología del embarazo, parto y puerperio, lactancia materna, educación prenatal, entre otro aspectos.

Emilia Esther Lega Pinales y Josefina Morel Jiménez son Doulas del Hospital Materno Dr. Reynaldo Almánzar. Emilia, una enfermera-docente con más de 21 años de experiencia y Josefina, psicóloga clínica que trabaja psicoprofilaxis del embarazo en el centro de salud.

Capacitación

La capacitación tiene una duración de 3 meses; se emplean CineForums, charlas y prácticas en las salas de pre parto y parto. Las estudiantes son capacitadas en ejercicios para las embarazadas en labor de parto, ejercicios de respiración, masajes de relajación, posturas corporales, entre otras técnicas que ayudan en el proceso.

Además, se les enseña sobre la importancia del parto natural versus cesáreas, las consecuencias de las episiotomía, que es Incisión que se practica en el periné de la mujer, y como pueden transmitir estos conocimientos de forma sencilla a las embarazadas.

“Algo que nos enseñan es la importancia del parto natural, y cómo podemos transmitir esa información a las embarazadas”, “Les decimos que pueden hacerlo, que su propio cuerpo les irá indicando cómo va el proceso” cuenta Emilia, quien ha sido madre en tres ocasiones, tanto cesáreas como de forma natural.

Cuando las madres están sintiendo mucho dolor, las Doulas le motivan y acompañan a hacer ejercicios físicos y de respiración para disminuir el dolor. Pueden emplear pelotas de pilates  para hacer ejercicios que reducen el tiempo de dilatación, y si el centro cuenta con las condiciones necesarias se puede preparar el área con música de relajación y espacios seguros para que las embarazadas puedan caminar con el apoyo de su Doula.

Las enfermeras; con el entrenamiento y sumado a su experiencia, conocen perfectamente las etapas del proceso de parto y pueden ir ajustando las estrategias a medida que avanza. Por ejemplo, en las primeras etapas les pueden dar agua a tomar y hasta alimentos livianos, para que en las siguientes, donde ya no pueden ingerir alimentos, tengan fuerzas para seguir con el proceso. Ya en etapas posteriores, acercándose al alumbramiento pasan a los ejercicios de relajación y dilatación.

“La imagen de una sala de parto llena de mujeres gritando, quejándose del dolor y con doctores indolentes que se limitan a mirar, ya no existe; con el programa de Doulas eso cambió” dice Emilia con una sonrisa de satisfacción.

“Nosotras acompañamos a las embarazadas a concluir el proceso de manera exitosa, que tengan menos traumas y sin acelerar el trabajo de parto. Les cambiamos esa imagen de que parir es sinónimo de dolor”  enfatiza Josefina sentada en el piso del salón de psicoprofilaxis del embarazo.

La estrategia Hospital Amigo del Bebé contribuye de manera importante al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que fueron aprobados para la agenda 2030:

Al objetivo número 3 de los 17 que componen tan importante agenda trata sobre “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades” y sus dos primeros puntos resaltan:

  • Reducir la tasa mundial de mortalidad materna a menos de 70 por cada 100,000 nacidos vivos.
  • Poner fin a las muertes evitables de recién nacidos y de niños menores de 5 años, logrando que todos los países intenten reducir la mortalidad neonatal al menos hasta 12 por cada 1,000 nacidos vivos, y la mortalidad de niños menores de 5 años al menos hasta 25 por cada 1,000 nacidos vivos.

En la República Dominicana la tasa de mortalidad materna en el 2015 fue de 102 por cada 100,000 nacidos vivos según las estimaciones del Ministerio de Salud Pública, lo que hace que el país se mantenga con una tasa de mortalidad materna por encima del promedio de los países de la región que es de 67 por cada 100,000 nacidos vivos. De cada 1,000 niños que nacían en 2014, 25 morían antes de cumplir los 28 días, cifra muy superior al promedio de América Latina y El Caribe.

Las principales causas de las muertes maternas están asociadas a la hipertensión, sepsis (infecciones) y hemorragia. Las muertes de los bebés menores de 28 días, se deben a sepsis, síndrome de dificultad respiratoria y prematuridad. Según el Ministerio de Salud el 80% de estas muertes se podrían evitar mediante la asistencia sanitaria de calidad.

Para apoyar al país en el cumplimiento de las metas propuestas al 2030, UNICEF, el Ministerio de Salud y el Servicio Nacional de Salud, están implementando la estrategia en varios hospitales a nivel nacional.

Sobre la serie “Voces por el desarrollo sostenible”

Esta historia fue elaborada por Franco Brazoban, del equipo de comunicación de UNICEF República Dominicana, para la serie de especiales para Acento, “Voces por el desarrollo sostenible”. Esta serie busca promover el debate sobre la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, y se vincula a los ODS 3, “Salud y bienestar”.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.