Reforestación con mantas de coco, un proyecto en sostenibilidad

Cuando una acción social pasa a fase de sostenibilidad, se debe a que se ha realizado el acompañamiento correcto para que la comunidad o comunidades se desarrollen. Este ha sido el caso de la Asociación de Madres, Mujeres Unidas de Hatillo y su iniciativa de producción de mantas a base de la corteza de coco para la reforestación y protección de suelos.
Acento.com.do - 23 de junio de 2017 - 6:10 pm - Deja un comentario

Hatillo, una comunidad muy próxima a la presa que lleva el mismo nombre, en la provincia Sánchez Ramírez, tiene como principal actividad económica la pesca. Hombres y mujeres se unen en esta tarea para el sostenimiento de sus familias. Sin embargo, con la llegada de Barrick Pueblo Viejo al país y el inicio de la construcción de sus instalaciones, se abrió la oportunidad de iniciar un mercado de elaboración de algún material que permitiera a la minera remediar el pasivo histórico ambiental de la operación anterior, en específico, en la recuperación de los suelos y la reforestación. Un grupo de mujeres de la zona fueron motivadas y asesoradas para llevar a cabo la tarea de producir esta especie de manta que se tejen en grandes cantidades para colocar en el suelo orgánico y que al pasar los días sirven de sostén antideslizamientos de tierra y posteriormente como abono de las plantas que van creciendo entre sus ranuras.

El grupo de mujeres formalizó la iniciativa por medio de la Asociación de Madres, Mujeres Unidas de Hatillo, la cual solo en el 2016 el monto recaudado por la venta de estas mantas trascendió alrededor de RD$2,070,000.00.

El acompañamiento actual de la empresa se basa solo en seguimiento y asesorías puntuales, por lo que el proyecto se encuentra en su etapa de sostenibilidad.

La solicitud que hace cada año la empresa, a este grupo de emprendedoras, es de unos 12,000 metros lineales de mantas. Para este 2017 el volumen estimado es de una cantidad similar. “Cada persona teje en el patio de su casa. El producto es beneficioso económicamente para las tejedoras. Podemos contribuir en el sustento de nuestras familias”, dice Yeny Romero, tejedora y presidenta de la Asociación.

Beneficios para las familias
Las tejedoras distribuyen el día entre los trabajos de la Asociación y otros quehaceres. La cantidad de mantas que cada una confecciona al día puede variar entre 2 o 4 según el de tiempo dedicado y las habilidades que posean. Las que tienen más tiempo apoyan a las demás, para mejorar su productividad.

“Hemos mejorado mucho. Esto nos da propósito; nos ha ayudado a mejorar a nuestras familias.”, asegura Ciriaca Vásquez tras asegurar que de esta iniciativa también son beneficiadas personas aledañas a la comunidad de Hatillo.

En total, unas 38 personas de Hatillo participan en esta iniciativa.

Los insumos
Las cáscaras las consiguen de personas que compran el coco para comercializarlo como alimento. Compran las cáscaras y los hombres de la comunidad las trituran, para obtener la materia prima. Todas las integrantes de la Asociación, se unen en la etapa de tejido.

Responsabilidad Social de Barrick Pueblo Viejo
La empresa minera Barrick Pueblo Viejo enfoca sus esfuerzos de Responsabilidad Social, entre otros elementos, en el fortalecimiento del emprendimiento local, en generar capacidades que permitan un desarrollo sostenible de la zona. Motivan a los comunitarios a proponer ideas que estén vinculadas no solo con la operación, sino también con otro tipo de empresas o industrias para que puedan mantenerse en el tiempo. Que puedan funcionar durante y después del funcionamiento de la operación. Pero sobre todo, que el desarrollo sea construido en un espíritu de participación, de equidad de género, de respeto al medioambiente y tomando en cuenta la naturaleza y cultura del entorno de la comunidad.

Hasta la fecha la empresa ha aportado unos US $ 30,208,100 invertidos en acciones de Responsabilidad Social Corporativa. Solo en el 2016 fueron invertidos alrededor de un millón 200 mil dólares en programas de Responsabilidad Social. De manera adicional, al 30 de diciembre de 2016 el valor de compras a suplidores locales ascendió a unos US$19,690,497.

Proceso. La cáscara de cocos se pone en remojo con agua se majan o trituran, se le retira la cascarilla dura de la parte de afuera y luego se separan las fibras y se pone a secar, para luego tejerlas entre sí a mano.
Producción. Cada año( La asociación de madres, mujeres unidas de Hatillo, Inc.) produce solo para Barrick Pueblo Viejo unos 12,075 metros lineales de mantas por año.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.