El Taclazo

El nuevo ingrediente puesto al caso Odebrecht por Rodrigo Tacla debía servir de advertencia al Ministerio Público dominicano.
Acento.com.do - 29 de julio de 2017 - 12:01 am - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo

Rodrigo Tacla ha aportado nuevas revelaciones al escándalo de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht.

Algunas de las cosas que ha dicho este abogado en la entrevista concedida al diario El País, de España, están relacionadas con la República Dominicana, y deben de ser tomadas en cuenta por los investigadores del Ministerio Público.

Tacla, además de reiterar que la empresa brasileña operaba desde la República Dominicana su departamento para el pago de sobornos (“Operaciones Estructuradas”), ha afirmado que entre los ejecutivos de Odebrecht y el presidente Danilo Medina existían unas relaciones cercanas.

Haría muy bien la Presidencia de la República Dominicana en referirse a las afirmaciones del abogado Tacla, ya sea para desmentirlas o aclararlas.

El Procurador Jean Alaín Rodríguez debe indagar más, y si es posible reunirse con el propio Tacla y con directivos actuales de Odebrecht

Que un gobernante tenga cercanía con directivos de empresas internacionales no es un delito, pero en las actuales circunstancias cualquier relación con la empresa Odebrecht debe de ser explicada para despejar la más mínima duda.

Pero Tacla dijo otras cosas. Por ejemplo:

“Odebrecht organizaba fiestas. Y enviaba mujeres desde Brasil a celebraciones con políticos en Panamá y República Dominicana. Era la forma de la constructora de expresar su agradecimiento. Aunque luego eso también se convertía en un chantaje…”.

Estas palabras constituyen una excelente materia prima para la labor de la Procuraduría General de la República Dominicana. El Procurador Jean Alaín Rodríguez debe indagar más, y si es posible reunirse con el propio Tacla y con directivos actuales de Odebrecht, para saber cuáles eran esos políticos dominicanos a los cuales la empresa les pagaba fiestas, con mujeres incluidas traídas desde Brasil.

Primero porque el costo de esas parrandas lo está pagando el pueblo dominicano. Es lo que ocurre cuando el contratista del Estado soborna a funcionarios; el precio del soborno es cargado a la cuenta del Estado, que es lo mismo que decir el contribuyente, la ciudadanía.

En segundo lugar, porque hablar de fiestas con mujeres traídas desde Brasil no es un asunto de simple morbo como han afirmado algunos con ligereza, más bien se trata de otro delito: Explotación sexual. Este es un ilícito en República Dominicana.

¿Cuánto más sable Rodrigo Tacla?

La empresa Odebrecht ha reaccionado afirmando que no se trata de alguien que fu “su” abogado, sino de un abogado que hizo para la empresa “actividades ilícitas”.

¿De cuáles “actividades ilícitas” se trata? ¿De las confesadas y admitidas por ejecutivos y directivos de Odebrecht o de otras hasta ahora no reveladas?

¿Y si existen otros hechos espurios vinculados con República Dominicana que todavía se desconocen o no han sido dados a conocer por las autoridades nuestras que tienen en sus manos las investigaciones legales?

El nuevo ingrediente puesto al caso Odebrecht por Rodrigo Tacla debía servir de advertencia al Ministerio Público dominicano. Es mejor investigar a fondo, indagarlo todo e informar con total transparencia, que chocar con la dura realidad de que el pueblo dominicano se entere de ciertas verdades por las revelaciones que se hacen desde otros países.

 

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.