Bienvenido sea el 2017

Acento.com.do - 2 de enero de 2017 - 12:03 am - Deja un comentario
Foto: EFE

Recibamos este 2017 con la esperanza de que nos traerá menos tragedias, más conocimientos, desarrollo, transparencia, equidad, justicia, paz y todos los buenos deseos que siempre escribimos por la llegada de un nuevo conteo regresivo. La experiencia del 2016, como hemos dicho, ha sido terrible y deseamos un año con menos traumas y con más propósitos cumplidos.

Como país son muchos los objetivos que podríamos trazarnos.

Más transparencia en la administración pública.

Más calidad en la educación en general, y que la inversión que se realiza en esa área se convierta en rentable socialmente, con ciudadanos más educados, respetuosos y decididos para mostrar interés por la prosperidad en todos los sentidos.

Una justicia más independiente de los poderes políticos y económicos, con credibilidad y voluntad para que las leyes se cumplan y se apliquen igualmente a todos.

Una mejor calidad del gasto público, en particular en la defensa del dinero como bien común destinado a reducir la pobreza, las desigualdades y saldar la deuda social acumulada con tantos años de iniquidad y pobrísima distribución de los bienes públicos.

El funcionamiento de un Congreso Nacional que conozco el sentir de la ciudadanía, y que los legisladores voten en atención a los reclamos de sus votantes, y a sus necesidades, y no a la orientación de un partido político.

Por unos partidos políticos que se rijan por la democracia interna, por el centralismo democrático, por el buen funcionamiento de sus organismos, y en donde se respete la democracia interna, en particular la democracia de elegir a sus dirigentes y candidatos. Que dejemos atrás los acuerdos de aposento para decidir el discurrir de los partidos y de la política.

Por el funcionamiento de los órganos electorales de forma democrática, equitativa y transparente, y en donde las decisiones se ajusten a las normas y no a la orientación o voluntad política de sus integrantes. Que tanto la Junta Central Electoral como el Tribunal Superior Electoral se apeguen al rol que les corresponde jugar para el fortalecimiento del sistema democrático, y no para la destrucción de las fuerzas políticas que deben sostener el sistema electoral que nos hemos dado.

Que la sociedad civil pueda jugar su rol, de presionar y aportar propuestas para que los gobernantes sean mejores y actúen de acuerdo con las leyes.

Que las academias de educación superior mejoren calidad de sus programas de formación profesional y que privilegian las áreas del conocimiento que más necesitan nuestros sectores productivos.

Que los grupos empresariales dominicanos, y las organizaciones que los representan, apuesten por la transparencia, se empeñen en que el país pueda ser competitivo económica y políticamente, y que dediquen una parte de sus utilidades al desarrollo democrático, como forma de garantizar la sostenibilidad de un sistema que con frecuencia se siente agotado, excesivamente sangrado por políticos ambiciosos y desaprensivos, que solo apuestan al enriquecimiento particular.

Que en este 2017 problemas como la electricidad, el transporte público, la seguridad ciudadana, y muchos otros servicios, mejoren en forma significativa, y que la gente pueda encontrar razones para confiar en los servicios de las entidades públicas, incluyendo educación, salud y seguridad social.

Sabemos que es mucho pedir, que esta lista de deseos puede ser ampliada, pero es obvio que con dos o tres de estos deseos que se cumplan sería ya un éxito para la República Dominicana, cuando pasemos balance al 2017.

Bienvenido sea el 2017.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.