Arquitectura y energía

Reducción de CO2 en la industria cementera

Como colofón a la serie anterior, sobre la sostenibilidad de los materiales, tenemos un caso interesante donde los haya,  y es el propósito de la industria cementera española – representada en este caso por una entidad llamada Oficemen (cuyo función principal es la agrupación de fabricantes de cemento de España, con carácter técnico profesional, sin fines de lucro y velando por sus intereses)- de reducir la producción o emisión de CO2 a la atmosfera de cara al 2050.

Evidentemente el propósito de este plan no es dejar de emitir gases justo al 2050, ( ¿o sí?) sino dejar de ir produciendo esos gases de manera escalonada, cada año, hasta llegado el límite fijado a 32 años vista, en que dichas emisiones se encuentren reducidas en un 80 % con respecto a los niveles actuales. De hecho en la hoja de ruta en aplicación, dicha asociación sostiene que va consiguiendo una reducción de un 35% total con respecto a las emisiones de 1990.

Vistas estas estadísticas nos preguntamos, ¿Por qué no antes y solo ahora se decide redoblar esfuerzos? Lamentablemente no tenemos esa respuesta; aunque nos podemos imaginar razones, siempre caeríamos en el campo de la especulación y desde aquí no nos podemos permitir el lujo que se puede permitir el lector.

¿Cómo hacerlo?

A esta pregunta bien podemos darle una respuesta, o por lo menos desde lo que platean estos señores.

Dicha agrupación de cementeros estima que aproximadamente el 60% de todo el carbono que emite su industria, se produce por la descarbonatación de la piedra caliza, que es el producto principal para producir el clínker, que a su vez es la materia prima del cemento. Este proceso equivale al 5% de las emisiones globales a nivel general. El dato peor es el que viene ahora, y  es que esto no es posible cambiarlo al día de hoy…¡Madre del amor hermoso! Como dirían los propios españoles.

Esto que acabamos de decir solo supone una parte del 100% de las emisiones “cementeras”, el restante 40% de emisiones se asocia a la combustión de recursos fósiles (derivados del petróleo), envueltos en la obtención del clínker. La “buena noticia” es que en esta parte sí que se puede actuar reduciendo emisiones…¿Pero hasta qué punto?

Si revisamos las propuestas de los cementeros españoles, da la impresión de que aparte de las medidas sobre la utilización racional de los combustibles fósiles, poco más plantean estos señores. Dicho esto, por lo menos, una pequeña luz sí que nos dejan, y es la implementación de tecnologías CAC ( captura y almacenamiento de carbono) que son, básicamente, tecnologías de captura, transporte, almacenamiento, usos, y transformación del CO2.

¿Luce alentador? Esperemos que sí, aunque ellos mismos plantean que a 10 años vista es cuando estas tecnología tendrán un mayor desarrollo y unos efectos apreciables.

Hasta la próxima.

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí