25 aforismos/hipótesis inconclusas

Roque Diomedes Santos Cueto - 15 de noviembre de 2017 - 12:08 am - Deja un comentario

Todo el que se dedica a la actividad escrituraria (como decía Michel de Certeau) y al ejercicio de pensar construye una especie de cosmos conceptual a partir de lo que hereda y de lo que sueña. Pero en este ir y venir creativo hay ideas, pensamientos, intuiciones que no tienen cabida en ningún lugar dentro del universo creado o, si tienen un lugar, todavía no es el tiempo o no se tienen las fuerzas y las ganas para ubicarlas y, en algún caso, reubicarlas. Temiendo a perderlas en la cotidianidad fría hago el esfuerzo de ponerlas como aforismos, esperando que algún desconocido pueda encontrarles utilidad.

Estas ideas traviesas se presentan como aforismos, aunque prefiero llamarles hipótesis inconclusas, lo que parece ser una paradoja extraña ya que toda hipótesis es una suposición para iniciar algo, en este sentido lo inconcluso es motor que mueve hacia lo definitivo, que es conclusivo. En el mundo presocrático este fue el valor del aforismo como género sapiencial: mover el pensamiento hacia lo extraño y lo incomunicable. El misterio que rondaba el mundo natural de aquella época no está ya presente en nuestra cosmovisión; de todos modos, tiene alguna utilidad mirar, contemplar, pensar y maravillarse de todo lo que hay en derredor y comunicarlo de algún modo, procurando siempre que no se pierda lo inconmensurable. Aquí dejo, amigo lector, unas veinticinco hipótesis inconclusas cuyo orden es el caos de mi imaginación.    

1

Mientras sintamos más orgullo por el pote de ron que nos bebimos la noche anterior que por el libro que leímos, no llegaremos a ningún lado. La manía de contar el “jumo” de anoche y la vergüenza que se tiene de comentar, frente a los amigos, el último libro leído no es buena señal.

2

La formación intelectual es clave en la mejora de la calidad de vida. Un rico poco instruido no es más feliz, sino más posesivo. Tampoco el pobre poco instruido es una panacea de bienestar. Solo digo: la sabiduría nos ayuda a vivir plenamente con lo que tenemos y nada más.

3

Las sociedades no avanzan bajo la consigna de una eterna euforia, de la orgía perpetua, de la bachata perenne. Las sociedades avanzan en la medida en que las instituciones se hacen más fuertes y los ciudadanos más cultos y disciplinados.

4.

Nacer como colonia es una condena al eterno subdesarrollo.

5.

El cerebro mimético de los dominicanos es selectivo: imita lo pésimo, no lo sublime.

6.

El imperio bajo el catolicismo impregnó en las nuevas colonias poca ética del trabajo, pero sí un amplio prontuario de pecados capitales.

7.

Quien no distingue entre la música y la bulla hay que extirparle los oídos. De nada le sirven.

8.

Las manos son el instrumento más poderoso hacia la felicidad.

9.

Creer en Dios por tradición es un camino de dudas ignoradas.

10.

La falta de método es el mayor logro que adquieren los alumnos tras la Secundaria.

11.

Lo del sexo débil ha sido el mejor engaño que se han creído las mujeres.

12.

El amor no se hace con preservativo; solo el sexo responsable.

13.

La abstinencia sexual mal dirigida es la madre de todos los vicios.

14.

Entre lo afectivo y el efectivo hay una dialéctica difusa.

15.

La escritura sin pensamiento es como un chateo hacia ningún lado.

16.

Las almas impuras son tan perfectas…

17

Educar es el mejor de los malos oficios.

18

Las buenas ideas es el producto de dos ignorantes.

19

En un día soleado, entre el árbol y el amigo, prefiero el árbol.

20

Los escritos de juventud son las mejores travesuras.

21

El amor, como la maternidad, están sobreevaluados.

22

La melancolía, oh dulce enfermedad, ha traído más frutos que consecuencias.

23

Entre mi cuerpo y la colectividad solo hay de común la conciencia.

24

Soy y no soy, pero estoy existiendo siempre.

25

¿Qué me hace plenamente humano a no ser lo que me inmortaliza?

Heráclito se ganó el apodo de “El Oscuro” porque escribió su tratado “Sobre la Naturaleza” en aforismos que a la sazón resultaban ser paradójicos y poco comprensibles para las inteligencias de la época. No ha sido mi pretensión, de ninguna manera.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.