La columna de Miguel Guerrero

La marcha verde

Una señora subió a la tarima de una protesta de la Marcha Verde para decir que el presidente Danilo Medina es un hombre bueno y no la dejaron terminar. Un diario digital reseñó que la golpearon con el palo de una bandera. Otro se refirió al hecho como una “provocación”. Igual dijeron comentaristas de la radio y la televisión.

El caso sugiere la pregunta: ¿Es justo que quienes ejercen el derecho de protestar contra lo que entienden hace mal el gobierno y acusar al presidente y sus colaboradores principales de corruptos y depredadores de las arcas nacionales, como ocurre en cada protesta, nieguen a su vez el derecho a quienes piensen diferente a expresar sus sentimientos?

Lo de la señora no es irrelevante. Una de las consignas de estas marchas es la de la tolerancia y la transparencia. Al impedírsele hablar hubo allí evidentemente un acto de inaceptable intolerancia, por un grupo que se define a sí mismo como paladín de los derechos humanos y las libertades civiles y de cuanto todo ello significa. Y acerca de la exigencia de transparencia, sería una muestra apreciable de ella si se informara quién o quiénes las financian, es decir, quien paga por los letreros, las tarimas, el alquiler de autobuses y los refrigerios que, según han dicho reportes de prensa, se distribuyen en las marchas.

No está claro quién maneja el formidable aparato de promoción del grupo en las redes y el  laborioso equipo de comunicación de tiempo completo que llena las redacciones y los correos de comunicados y avisos. Tampoco se sabe la sede del movimiento y el autor de las proclamas, a veces impecablemente escritas. Mucho menos del o los cerebros, genios en el manejo de la opinión pública, que manejan esos hilos.

Los dominicanos no estamos acostumbrados a hacer preguntas y la mayoría prefiere aceptar cuanto se les dice. Pero yo no pienso cansarme  de hacer las mías, aunque no encuentre respuestas.

encuesta

¿Considera usted que Leonel Fernández hizo lo correcto al renunciar del PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.