¿Son recuperables los discípulos y discípulas de J. Bosch?

Entre los partidos políticos mayoritarios hay dos, PLD y PRD en cuya génesis estuvo presente J. Bosch como fundador, formador y/o referente ético y político.
Franklin Pimentel Torres - 7 de octubre de 2017 - 12:09 am - Deja un comentario

En nuestro artículo de la semana pasada reflexionábamos sobre el legado de J. Bosch como referente ético y político y fundador de dos partidos políticos, concebidos ambos originalmente como instrumentos al servicio del proyecto de la liberación del pueblo dominicano y la articulación de una sociedad justa, democrática e inclusiva.

Entre los partidos políticos mayoritarios hay dos, PLD y PRD en cuya génesis estuvo presente J. Bosch como fundador, formador y/o referente ético y político. La pregunta sería si algunos de esos discípulos y discípulas que luego se convirtieron en funcionarios públicos, en presidentes y en miembros de grupos económicos partidarios y corporativos, en educadores o educadoras, son recuperables para volver a involucrarse en un proyecto-país sustentando en la doctrina y en la práctica política del Boschismo.

Recientemente la actual ministra de la MESCYT  Alejandrina Germán,[1] quien es secretaria de formación del PLD, dio unas declaraciones que han merecido el comentario de periodistas y analistas sociales. Refiriéndose a la pérdida de identidad de muchos de las y los miembros del PLD, señaló: “Hay que tener presente lo que aprendimos, porque una de la cosa más importante del PLD es el lema de “servir al partido para servir al pueblo”, y se supone que los peledeístas tenemos que aprender a desprendernos de los intereses personales y saber que los intereses colectivos están por encima de los individuales, y en esa parte debemos reconocer que hemos perdido mucho, porque el peledeísta del año 73, de los años 70 y 80 no es el peledeísta de ahora, ya no se ve el altruismo, la vocación de servicio”.

Ya en otra ocasión Alejandrina Germán,[2] secretaria de formación del PLD, había hecho unas declaraciones parecidas a las señaladas más arriba en un programa de televisión: “El principal problema de las organizaciones políticas, incluyendo al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), es que el altruismo, la solidaridad, la vocación del servicio, la lealtad al partido han sido sustituidos por el individualismo”.

El cuestionamiento se podría extender también a los discípulos y discípulas originarios de Bosch articulados en el PRD y el PRM, con algunas honrosas excepciones, como es el caso de la diputada Faride Raful, quien, desde la Cámara de Diputados,  ha dado muestra de apego a principios éticos y ciudadanos en el desempeño de sus funciones.

Aunque tanto el PLD, como el PRD dicen tener escuelas de formación política, la verdad es que se trata de instituciones que evidentemente han abandonado los procesos de formación interna, pues realmente se han constituido en grandes corporaciones económicas, cuyo funcionamiento interno no resisten ningún tipo de análisis crítico, ético y político.

Según declaró Alejandrina Germán, en el octavo congreso del PLD se aprobó un nuevo programa de formación política. ¿Pero se pondrá en práctica? ¿Se estarían reviviendo los círculos de estudios? ¿Cómo se podría plantear modelos y referentes para las nuevas generaciones cuando las cúpulas del poder se han convertido en una corporación de personas multimillonarias, involucradas en actos de corrupción pública y privada, que no serían capaces de justificar tanto las fortunas personales como las corporativas?

Puede darse el caso de que algunas personas que pertenecen a los partidos mayoritarios que están en el poder: PLD, PRD y PRM, ejerzan, en lugares específicos, sus funciones apegados a la ética y a los principios generadores de una mejor calidad de vida para toda la población dominicana. No obstante, una persona como el actual ministro de educación, Andrés Navarro, por ejemplo, que en su gestión en la Cancillería intentó ejercer una gestión apegada a principios éticos y que ahora en el Ministerio de Educación está haciendo el mismo intento, ¿logrará los resultados esperados en una estructura marcada por el clientelismo, el oportunismo y la corrupción?

Los discípulos y discípulas de Juan Bosch que quieran volver a las fuentes del boschismo tendrán que contemplar la posibilidad de articularse en un nuevo proyecto político que recupere la ética la mística y las prácticas originales, porque el intento individual o grupal de hacer transformaciones al interior de una estructura pervertida se puede reducir a un mero esfuerzo personal y coyuntural que puede dar resultados muy limitados. Pues la tarea de construir el proyecto actualizado del gobierno de la Revolución Ciudadana, inspirado en la Constitución del 1963, demanda de una nueva estructura partidaria, inspirada en la ética y en el compromiso con un proyecto colectivo de bienestar común, pues, tal como señaló Jesús de Nazaret, “no es oportuno ponerle un remiendo nuevo a una ropa vieja”.

[1] Rafael Alonso Rijo. 28 Septiembre, 2017. Alejandrina Germán afirma los peledeístas han perdido altruismo. Disponible: http://www.elcaribe.com.do/2017/09/28/alejandrina-german-afirma-los-peledeistas-han-perdido-altruismo/

[2] Alejandrina dice actualmente nadie piensa en el país, sino en sus beneficios particulares.22 junio, 2016. Disponible: http://elnacional.com.do/alejandrina-dice-actualmente-nadie-piensa-en-el-pais-sino-en-sus-beneficios-particulares/

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.