El Sol Naciente

Alicia combate a María

“Hoy por ti , mañana por mí”. Si ráfagas enfurecidas del huracán María se expandieron por el territorio dominicano; ráfagas de solidaridad emergieron de la cruzada de cooperación , trabajo y solidaridad de gente amante de sus compatriotas dominicanos; brigadas de otros países socorren a México, a Puerto Rico, a las Islas del Caribe angloparlantes y francófonos. Surge lo hermoso y generoso del ser humano en medio de la tragedia que viven estos pueblos, donde la naturaleza se cebó con toda furia por el desequilibrio a la que la somete la mano del hombre. El cambio climático es una dura realidad, aunque lo nieguen sectores, personalidades políticas y empresariales, porque apuran que sus negocios no disminuyan sus ganancias por el control de los gases tóxicos y la contaminación a que someten el entorno social y natural.

Los gobiernos de los países han de asumir una estrategia de responsabilidad ecológica, las sociedades civiles y en especial los Organismos Internacionales; como la ONU, OEA, la Asean en Asia, la Oficina para  la Reducción de Riesgo de Desastres  y el Programa para la Protección del Medio Ambiente . La repetición de estos acontecimientos telúricos y atmosféricos que se convierten en verdaderos desastres, es una respuesta de la naturaleza ante tanto herirla y modificar su curso natural. Debemos reflexionar con mucha responsabilidad y extraer de estas experiencias, aprender a respetar las leyes de la naturaleza como a convivir con el sentido de equilibrio ambiental.

La cruzada emprendida por los medios de comunicación, con sus brigadas de reporteros-as en todos los rincones de la costa y pueblos afectados en esta semana por el Huracán María, posterior inmediato a Irma, es un gesto patriótico inconmensurable en medio de la tragedia, sufrida en mayor grado por los sectores sociales más empobrecidos, que dejan ver sus indigencias a los reporteros cuando son entrevistados. De igual manera, el COE, con su equipo encabezado por el General Juan Manuel Méndez, constituye  un modelo a imitar de trabajo, integridad y sensibilidad social en una situación de desastre. Nos conmueve ver su rostro agotado y sin dormir para asegurar vidas y bienes de los desalojados; una tarea valiente, responsable y humana que no tiene precio, sino el aprecio sublime de todo un pueblo, por su postura desinteresada en rescatar a los dominicanos desamparados sometidos al rugir de los vientos huracanados que suelen azotar con fuerza en aguas del Caribe.
Debemos ofrecer un reconocimiento a estos héroes y heroínas que se baten con tanta valentía en el corazón mismo de la tragedia provocada por los huracanes y tormentas de Irma y María. Véseles en Nagua, Puerto Plata, Las Terrenas, La Altagracia, San Francisco de M. y otras comunidades, donde no llegaron brigadas ni funcionarios, ofreciendo informaciones y orientaciones bajo el azote de los vientos y lluvias huracanadas; incluso en ocasiones tarde de la noche reporteros moviéndose con micrófonos y cámaras como llaneros solitarios, arriesgando sus vidas lejos de sus hogares.

Este pequeño pero grandioso ejército de comunicadores, estuvo dirigido largas horas por la experimentada comunicadora Alicia Ortega, que con su trabajo le hace un gran servicio a la Nación y un honor a los más vulnerables hijos del pueblo, evidenciado por los que veíamos los reportajes en vivo por su prestigioso Canal. Además, un puesto de honor al geólogo y experto Osiris de León, hombre de gran talento, excelente comunicador pedagógico que brindo la mejor orientación a los televidentes con precisión meteorológica, al igual que Johnny Morales, entrevistado especial de Alicia Ortega; a ellos les seguía con pasión por sus pericias técnicas, mientras otros solían confundir a la población de temas que no conocían.

Merecen estos expertos una Medalla de Honor del Congreso dominicano por su gesto tan noble, que sirve de modelo para la juventud dominicana, ahora cuando los buenos ejemplos son escasos, quizás más bien en la pantalla y la infausta publicidad, ya que cientos de miles de personas hacen obras de bien sin saberse de ellas, actuando en perfil discreto y sin el mundo percatarse.

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí