Adiós, Armando Almánzar

No era coincidencia, junto con la literatura, a la que aportó más de una veintena de libros, Armando Almánzar tuvo el cine como la otra gran pasión de su vida.
Leonardo Díaz - 27 de julio de 2017 - 12:09 am - Deja un comentario

En la misma semana que falleció el Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo, la cultura dominicana también sufrió una gran pérdida con el deseso del Premio Nacional de Literatura Armando Almánzar Rodríguez.

Su proyección literaria se inició con la obtención del Primer Concurso Dominicano de Cuentos (1966) en cuyo jurado participó el gran cuentista, ensayista y politico dominicano Juan Bosch.

El relato con el que obtuvo el galardón, El gato, es un clásico de la cuentística nacional cargado de un ritmo casi cinematográfico.

No era coincidencia, junto con la literatura, a la que aportó más de una veintena de libros, Armando Almánzar tuvo el cine como la otra gran pasión de su vida. Cultivó el comentario cinematográfico con el sentido del humor intrínsico a su personalidad. Fue, junto al fallecido Arturo Rodriguez Fernandez, un referente de la crítica de cine, oficio profesional inexistente en nuestro país. Gracias a sus esfuerzos de escritura y gestión cultural varias generaciones de jóvenes dominicanos, entre los que mi incluyo, desarrollamos nuestra sensibilidad y afición por el séptimo arte.

Fue una persona de bajo perfil. Sin embargo, eso no debe confundirnos en un ambiente donde, con frecuencia, reconocemos a quienes gritan más sobre sí mismos y olvidamos a quienes trabajan en sigilo fuera de las luces y el vedetismo cultural.

Adiós, apreciado Armando. Gracias por transmitir tus pasiones, por tu labor cultural durante décadas. Ojalá hubiera un “cineclub post-mortem” para cinéfilos donde reencontrarnos para ver películas de Huston, Bergman y Fellini.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.