Fogaraté

Abundan los ladrones

Dicen los viejos que antes a un ladrón le decían así: ladrón; que la gente buena le sacaba el cuerpo; que si venía uno de frente, cambiaban de acera; que vivía solo y moría sin pena ni gloria; que era cosa imposible compartir con el ladrón, pues lo más sagrado era preservar el buen nombre, el legado moral y el ejemplo de vida. Dicen que otrora los ladrones se contaban con los dedos de una mano…Pero hoy abundan tanto que no hay lugar en el que no te encuentres ladrones de todo tipo a los que hay que tratar de “don”, “señor” y “usted”. (Y ellos, fragantes y alegres, viven sonrientes). 

encuesta

¿Cree usted que el caso de César el Abusador será juzgado a fondo?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.