Confrontando problemas con buen juicio

Por otro lado, por transformaciones de los códigos legales y las condenaciones que se imponen a los culpables por delitos y crímenes, que han evolucionado, y hay continuas innovaciones que surgen perennemente.
Telésforo Isaac - 17 de julio de 2017 - 12:07 am - Deja un comentario

La Justicia  Dominicana tiene por delante varios casos graves y complejos que deben ser confrontados con buen juicio y en tiempo apropiado. Confrontar problemas con buen juicio no es siempre fácil; a estos, el empresario y destacado escritor estadounidense, Dale Carnegie (1888-2015), en una ocasión dijo: “Juzgar es tan terrible, que Dios lo ha dejado para el fin del mundo”. (Hechos 17:31; Apocalipsis 20: 11.12). En la historia  de la Civilización Occidental, siempre han habido problemas entre los seres humanos.

Debido a esto, desde tiempo muy remoto, se han establecido reglamentos en la sociedad con elementos de derechos en códigos legales para que sirvan de estandarte y normativa, a fin de conocer y dilucidar los hechos de contrariedades para determinar y adjudicar  lo que es justo o equitativo. A veces, el pueblo se empecina en calificar los asuntos  sin conocimiento cabal o ponderado de cuestiones, y juzgan mal por ser arbitrarios o ignorantes. Este es el patente caso en el evangelio de Mateo 11: 18-19. “Porque vino Juan el Bautista que ni come ni bebe, y dicen que tiene demonio. Luego ha venido el Hijo del Hombre (Jesús el Cristo) que come y bebe y decían que es glotón y bebedor”. El resultado de esa equivocada percepción y juicio, en ambos casos, fue nefasto; pues, Juan el Bautista fue decapitado y Jesús el Nazareno, fue crucificado.

El modo de hacer justicia ha variado a través del tiempo debido; a cambios que ocurren espontáneamente en toda sociedad; reformas de los dogmas de la religión; y cambiantes conceptos  de la ética-moral. Por otro lado, por transformaciones  de los códigos legales y las condenaciones que se imponen a los culpables por delitos y crímenes, que han evolucionado, y hay continuas innovaciones que surgen perennemente.

En la época de Hammurabi (1792-1750 a.C.), el código tenía la siguiente ley: “ojo por ojo, diente por diente”, esta ordenanza fue parte de los reglamentos en la Torah (los cincos primeros libros de la Biblia), que se recuerda ahora, a pesar de los años que han pasado. Las constituciones, los códigos legislativos, las leyes, los reglamentos vigentes de los pueblos civilizados, van evolucionando, y  se observa de manera notable, la vigencia de “los derechos inalienables de los seres humanos” en todas las categorías y características concebibles. Hay grandes e intrínsecos problemas en el país que la justicia debe confrontar y dar buen juicio con prudencia y equidad, en tiempo razonable. Se espera que esto sea así.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.